La inflación acumulada trepó al 49,3%.

El incremento se da luego de tres meses de caída consecutiva. Marcó un 0,3% con respecto a diciembre.

Después de tres meses de caída, la inflación volvió a subir. La noticia ya de por sí sería mala en un contexto normal, pero resulta mucho más preocupante en el marco de una dura recesión y con un apretón monetario del Banco Central que elevó las tasas de interés a un nivel que hace prohibitivo el crédito.
Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente a enero fue de 2,9%, 0,3% por encima de los números de diciembre. 
De acuerdo a los datos oficiales, la inflación acumulada con relación a enero del año pasado trepó al 49,3%, cuando durante 2018 había llegado al 47,6%. El IPC venía descendiendo desde septiembre, cuando la inflación tocó el 6,5%.
Si bien se descontaba que en enero pesaría el incremento de tarifas y precios regulados, sorprendió el impulso de los rubros no estacionales.
El rubro Alimentos y Bebidas, que más incidencia tiene en los sectores de menores recursos, registró en el primer mes del año un aumento superior al índice general, ya que fue del 3,4%.
El sector que más subió en enero fue Comunicación (7,4%), debido al ajuste en tarifas de celulares, seguido por Restaurantes y Hoteles (3,7%); Recreación y Cultura, (3,5%) y Bebidas Alcohólicas y tabaco (3,5%).
Por su parte, Vivienda, agua, electricidad, gas y otros (tarifas) sumó 3,1%; Salud 2,9%; y Transporte 2,5%.

Los sectores que casi no registraron variaciones en el costo de vida fueron Educación (+0,6%) y Prendas de Vestir y calzado (-0,6%).


 

En el acumulado anual, Transporte encabeza el registro inflacionario con una suba del 67,3%, seguido por Comunicación con 63,7% y Alimentos y bebidas no alcohólicas con 53%.
La inflación núcleo se ubicó en el 3%. 
A la hora de la división por zonas, el GBA fue la que tuvo el registro más bajo: un 2,8%. En la zona Pampeana la inflación ascendió a 2,9% mientras que en el Noreste y Noroeste llegó a 3,4% y 3,2%. Cuyo y la Patagonia se mostraron en sintonía con el promedio: 2,9% y 3%.



 
De esta forma, la escalada de precios del primer mes de 2019 superó las proyecciones de las consultoras privadas que indicaban que enero iba a concluir con una suba del 2,5%. Así lo habían apuntado las estimaciones Elypsis, Eco Go, OF&A, y C&T. 

Por el impacto de los aumentos de las tarifas de los servicios públicos, cuyo cronograma ya fue anunciado por el Gobierno, y una inercia que se resiste a desacelerar, se espera que el incremento de precios se mantenga en los primeros meses del año.
Desde la Casa Rosada avalan una inflación en torno al 2% o 3% para el comienzo de este año pero apuestan a que se desacelerará. 
El viceministro de Economía, Miguel Braun, aseguró este jueves que espera "que durante los próximos meses la inflación esté entre 2 y 3 puntos y pueda de a poco ir bajando hacia la segunda mitad de año".
El funcionario añadió que la inflación proyectada para este año por el Banco Central es del 28%. E insistió en que apuesta a que descenderá en el segundo semestre.
Ese dato es crucial: para algunos economistas, si la inflación persiste en esos niveles, el ciclo recesivo podría extenderse o incluso profundizarse, lo que sería un verdadero dolor de cabeza para la Casa Rosada ya repercutirá en las elecciones. Según un reciente estudio de la consultora Ricardo Rouvier & Asociados la inflación es la principal problemática para los encuestados (40,2%) seguida por los "bajos sueldos / pobreza" (32,5%) y, bastante más lejos, por la inseguridad (17,9%). 
En la Ciudad, en tanto, el alza de precios fue incluso más profunda que el promedio nacional. 
Para el primer mes del año, el instituto de estadísticas porteño registró un 3,8%. Esto implicó un salto de 1,4% con respecto a la última medición de diciembre.

 

Expectativas en alza


La expectativa de una aceleración del IPC forma parte de los últimos análisis económicos de Elypsis, la consultora que monitorea a diario unos 300 mil precios online.
"Se rompió la velocidad crucero que teníamos hasta 2017, que andaba por el 25% anual. La última crisis, la del año pasado, nos pone en un escalón más arriba. Y ahora andamos, por lo menos, en el 30% anual", analiza Luciano Cohan, socio de Elypsis.
La expectativa de Elypsis, compartida por bancos de Wall Street que siguen muy de cerca la evolución de la economía argentina, hace eje en que, luego de algunos meses donde se vio un retroceso mensual de la inflación, esa dinámica debería interrumpirse, al menos, en el corto plazo.
En tanto, según la consultora LCG, que fuera fundada por Martín Lousteau, en febrero incidirá el aumento de la electricidad (26%) y una nueva suba del costo del transporte (18% colectivos y 13% trenes contando el efecto arrastre de enero). Ambos ajusten imponen 1,6 puntos porcentuales de inflación para el mes. Además, se debe sumar el efecto de una nueva suba de combustibles (+1,5%), el ajuste autorizado sobre las cuotas de Prepagas (5%) que aportan otros 0,3 puntos. Proyectan una inflación en torno a 3,5% para este mes.


 
"Con estabilidad cambiaria, un programa monetario rigurosamente contractivo y un contexto recesivo como el actual, la inflación núcleo estabilizada en torno a 3% mensual (promedio noviembre-enero) luce muy alta (42,6% anualizada). Además, es probable que los efectos de segunda vuelta a partir de la suba de las tarifas ya anunciadas impliquen una nueva aceleración del índice `core´ en los próximos meses. Tampoco descartamos nuevos aumentos de las tarifas de servicios públicos, aunque asumimos que, en caso de aplicarse, se concentrarían post- elecciones", acota LCG.
En este contexto, creen que el BCRA podría volver a ser más cauteloso al momento de relajar la política monetaria, lo que demoraría aún más la recuperación de la actividad.
"Entendemos que a partir de los aumentos ya anunciados y por efecto de una baja base de comparación anual, la inflación seguirá acelerándose hasta mayo. A partir de allí, de mantenerse el escenario de estabilidad cambiaria, el ancla monetaria y una actividad recuperándose muy en el margen deberían empezar a moderar la suba de precios", afirmaron. 
Desde el pico de 6,5% de septiembre último, el índice de precios pasó al 5,4% en octubre; al 3,2% en noviembre y al 2,6% de diciembre. La desaceleración, llegó a su fin en enero.

Fuente: IProfesional

Compartir

Comentarios