La nueva ley de derechos de autor de Europa, que fue aprobada esta semana, modifica responsabilidades, define pagos y filtros previos; todavía falta otra instancia electiva para darla por válida en forma completa.

El Parlamento, el Consejo y la Comisión de la UE llegaron a un acuerdo preliminar para que el copyright y los derechos de autor se ajusten a la era digital.

El Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la Comisión llegaron a un acuerdo esta semana que el copyright y los derechos de autor "se ajusten a la era digital en Europa y aporten beneficios tangibles a todos los sectores creativos, la prensa, los investigadores, los educadores, las instituciones de patrimonio cultural y los ciudadanos", en palabras de la Comisión.

El acuerdo debe ahora ser confirmado por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE en las próximas semanas. Los dos principales artículos a discusión han sido el 11 y el 13.

El primero tiene como principio crear un "derecho vecino" al derecho de autor para los editores de prensa. Eso permitirá a los medios de comunicación percibir una remuneración por cada reutilización de su producción en línea en portales como Google News o redes sociales como Facebook. El segundo artículo, el 13, prevé medidas para que plataformas como YouTube paguen adecuadamente a los creadores de contenidos.

Esta iniciativa ya sienta un precedente muy importante para la industria de los medios de comunicación y la música, entre otros sectores, que venían reclamando por el pago de derechos de autor mientras que los gigantes la criticaban.

Las nuevas reglas "permitirán a los creadores ser remunerados de manera justa por las grandes plataformas en línea que hoy están desviando el valor del sector creativo y no compensan a los creadores", señaló Veronique Desbrosses, directora general de GESAC, asociación europea de autores y compositores. La legislación, propuesta por la Comisión Europea en 2016 y acordada con el Parlamento Europeo y los estados miembros el miércoles, está diseñada para ayudar a los artistas, músicos, editores y otros creadores a obtener un pago justo por el uso de su contenido en línea.

La iniciativa europea establece por primera vez "el principio de una remuneración adecuada y proporcionada para los autores y los artistas", que "tendrán acceso a información transparente sobre cómo sus trabajos y actuaciones son explotados por editores y productores".

Fuente: La Nación

Compartir

Comentarios