Maximiliano Conca escribió de puño y letra una carta en la que dio los detalles sobre la decisión de abandonar un hospital público provincial aún sin el alta médica

El joven que sufrió un infarto en Chile, fue repatriado en un avión sanitario alquilado por la Provincia. A través de una carta realizó una propuesta para devolver el dinero que se utilizó para traerlo a Tucumán.

A través de una carta de puño y letra, Maximiliano Conca, el joven tucumano que sufrió un infarto durante su estadía en Chile y que fue repatriado en un avión sanitario alquilado por la provincia, se dirigió a la comunidad para explicar su situación y realizar una propuesta para devolver el dinero gastado en su traslado. 

Horas después de haber sido internado en el Centro de Salud, tomó la decisión de retirarse por voluntad propia, sin haber recibido el alta de los médicos. 

Compartimos sus palabras a continuación:

Carta a la comunidad

Mi nombre es Maximiliano Rafael Germán Conca, DNI 23769226. El pasado domingo tuve un infarto en Viña del Mar, donde fui socorrido y me salvaron la vida los ciudadanos chilenos. Lo demás es de público conocimiento. 

Me gustaría aclarar que yo soy un ciudadano común y de perfil bajo, que jamás tuve conocimiento de la magnitud de esta situación hasta que llegué a mi amada provincia. 

Soy consciente de quienes me ayudaron y estaré y estoy eternamente agradecido por ello.

Me gustaría agradecer en particular al Gobierno de Tucumán, al señor Gobernador Dr. Manzur, a quien hizo todas las tratativas para repatriarme y si usted me lo permite conocerlo y darle un fuerte abrazo.

A la señora ministra y a todo el personal del Siprosa y del Centro de Salud por su atención. 

Considero que el sistema de salud pública de la provincia es de excelencia. 

Quiero solicitar a la gobernación que me permita realizar trabajos ad honorem a fin de poder cubrir los gastos (hasta el último centavo) de mi traslado a la provincia.

Como tucumano y como ser humano soy consciente de todo lo que represento y se gastó en mi persona. 

Respecto a lo que pasó en el día de ayer, quiero poner en conocimiento que de parte del hospital tuve un trato magnánimo y espero que soy una persona común, que está enferma.

Me sentí abrumado por los medios y las fotos (no por aquellas en las que di mi autorización como el ministerio y La Gaceta) si no por aquellos medios amarillistas e inescrupulosos que me sacaron fotos en mi estado y en mi intimidad. No podía higienizarme tranquilo. Además que salieron a atacar a mi familia, cuando fueron ellos los que lucharon por mí.

Entiendan, estoy enfermo y me quiero curar. Desde que llegué a Tucumán no me dejan dormir.

De nuevo, no todos los medios, sino aquellos inescrupulosos.

Cuando (y espero que sea pronto) me cure, voy a dar todas las notas que sean necesarias. Por favor, un poco de respeto, tuve un infarto hace una semana.

 

Fuente: El Tucumano

Compartir

Comentarios