Albertus consideró que el 2017 y el 2018 fueron malos años para el sector.

Pablo Albertus, del Centro de Industriales Panaderos, adelantó que trabajan para definir el nuevo costo. El kilo del producto rondaría los 75 pesos. Explicó que en los últimos tiempos cerraron cerca de 30 panaderías en la provincia.


La crisis económica que afecta a todo el país también deja su profunda marca en un alimento básico como el pan. La noticia del aumento en Santiago del Estero se suma a la ya anunciada en otras provincias y parece replicarse a lo largo del país.

A raíz de este flagelo, Pablo Albertus, del Centro de Industriales Panaderos de Tucumán, explicó cómo se encuentra parado el sector de nuestra provincia. “Lamentablemente, la situación que atravesamos los panaderos en Tucuman se complica. Córdoba ya aplicó el aumento, en esta semana será en Catamarca, Salta y Rosario. En Tucuman se están viendo los costos finales y estamos armando las listas nuevas de precio para ver cuál es el menor impacto que pueden tener los aumentos”, afirmó.

 

Albertus confirma que en Tucumán también habrá un incremento similar al que se dio en Santiago. “Nosotros tenemos los aumentos implementados desde ya. Los incrementos de electricidad, 15%en materias grasas. El tema de los sueldos ya tuvimos paritarias en diciembre y hemos tenido tres no remunerativas. Si se hace activo en remunerativo el sueldo nos va a causar un 17,5% ms en cargas tributarias patronales. Entonces venimos desde fines de septiembre sin aumentos de precios y es complicado seguir así”.

 

El empresario afirma que se cerraron alrededor de 28 y 30 panaderías en la provincia. Además se reciben diversos pedidos laborales de gente buscando empleo en panadería y pastelería debido a la crisis.

Con respecto a los aumentos, que rondarían los $75, Albertus remarcó que se esperará para dar los anuncios de manera clara. “Es un tema delicado y complejo, el Centro de Panaderos es un ente que hace los análisis de costo como corresponde. Si bien a veces frenamos aumentos, tratamos de que el impacto sea menor, trabajamos con la clandestinidad que es un tema que, cada día, nos está golpeando más”.

 

Un año difícil

Al hacer una retrospectiva, el empresario considera que el año que pasó fue el más nefasto para el sector a nivel nacional. “El cierre de panaderías ha aumentado. Los costos se incrementaron del 10% o 8% en harinas grasas, servicios, etc. Cuando consultas o llamas a hacer relevamiento, este va a ser un año terrible también. Con una inflación proyectada del 30% para este año, nosotros tenemos dolarizadas las materias primas”, recalcó.

 

Venta en la clandestinidad

Albertus afirma que el Centro de Panaderos lleva un compromiso constante de hacer controles contra la venta no regulada. “Cuando hay futuros aumentos de precio, la comisión directiva empieza a gestionar antes porque el impacto del aumento va a hacer de que quedemos siempre a mitad de precio clandestino. Si bien es una forma de trabajo para cierto sector, a nosotros no nos beneficia. El kilo de pan tiene un 38% de impuestos de producción sobre el precio. Tenemos un pan a $65 y ves a algunos almacenes con menor precio”.

Compartir

Comentarios