e aproxima el inicio de clases y con él los dolores de espalda de los chicos.

Los problemas de espalda de los nenes es una preocupación compartida entre pediatras y padres. Qué medidas se pueden tomar.

Arrancan las clases y vuelve una preocupación compartida entre pediatras y padres: el peso de las mochilas. La carga excesiva de útiles escolares compromete la salud de los chicos, que de mayores sufrirán las consecuencias.

Los huesos de los nenes se encuentran en proceso de crecimiento y la carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura. Mantener una posición correcta del cuerpo, tanto en quietud o en movimiento, evita posibles lesiones.

De hecho, muchas deformaciones, daños irreversibles, problemas en la columna vertebral, dolores de espalda y otras afecciones se relacionan directamente con malos hábitos posturales, algunos de los cuales se adquieren como consecuencia de usar mochilas muy pesadas durante la infancia.

Para evitar que las mochilas dañen la espalda de los chicos se deben tener en cuenta estas directrices:

- El peso no debe superar el 10 o 15 por ciento del peso corporal del nene, en el caso de llevar la mochila colgada sobre los hombros.

- La mochila debe descansar y adaptarse a la curva de las vértebras dorsales.

- Los tirantes deben ser anchos y acolchados.

- Llevar la mochila siempre colgada de los dos hombros e ir lo más pegada posible al cuerpo.

- La longitud de la mochila debe terminar unos 5 centímetros por encima de la zona lumbar.

- Chequear hasta qué punto es absolutamente necesario llevar tantas cosas a la escuela.

- Distribuir bien el peso dentro de la mochila al colocar los objetos más pesados en la zona más cercana a la espalda y los más livianos en la zona exterior.

- Para colocársela, es mejor subirla a una mesa en lugar de que el chico se agache.

- Si se usa mochila con ruedas, es mejor empujarla que arrastrarla y elegir una con manija fija regulable para que se adapte a la altura del chico.

- En el caso de tener que subir escaleras con una mochila con ruedas es mejor ponérsela si tiene asas y, si no, agarrarla con los brazos y pegarla lo más que se pueda al cuerpo.

Fuente: TN

Compartir

Comentarios