Comisaría de Yerba Buena.

La víctima tuvo que realizar el formulario en la Justicia. La causa será investigada por dos fiscales: Diego López Ávila y Mariana Rivadeneira.

Una mujer fue víctima de un robo el fin de semana en Yerba Buena. En la comisaría del lugar no le quisieron tomar la denuncia. Con esto ya son cuatro los expedientes iniciados en Tribunales, en sólo 72 horas, con denuncias por presuntas irregularidades en el accionar de la fuerza pública.

La víctima fue a la iglesia de Nuestra Señora del Valle, frente a la plaza de Marcos Paz. Dejó estacionado el auto sobre la calle Cariola. Cuando regresó, descubrió que desconocidos le habían robado el estéreo y otros elementos que había en el interior del vehículo.

Embarazada de cinco meses, cruzó hasta la dependencia policial para realizar la denuncia pero un cabo le informó que no podía tomarle la denuncia porque no estaba el oficial de turno. Y agregó que no había personal para realizar un rastrillaje.

Según la mujer en la Comisaría había tres uniformados: el que la atendió y dos que tomaban mate en una sala contigua. Como ella insistió, el agente con el que hablaba llamó al servicio 911 para que hicieran un recorrido. Pero el móvil -afirma- nunca se presentó y entonces el uniformado le solicitó que fuera a radicar la denuncia en la comisaría de Marti Coll. Ella sostiene que se negó porque el robo no había ocurrido en esa jurisdicción. Dada la situación, le pidieron que regresara una hora y media después.

Resulta que víctima es hija de la Fiscal Adriana Giannoni, quien personalmente llamó a la dependencia policial y les informó que se había enterado de lo que ocurría, remarcando que era deber del personal de la seccional tomar la denuncia. Ni siquiera entonces lo hicieron, explicó. Por la noche, la fiscala le envió un mensaje al jefe de Policía, José Díaz, para informarle la situación. Hasta ayer, dijo, no había recibido una respuesta.

Sin otro recurso, la víctima terminó formulando la denuncia directamente en la Justicia. Ayer a la mañana se presentó en la Oficina de Atención Ciudadana. La causa será investigada por dos fiscales. Diego López Ávila se hará cargo del robo y Mariana Rivadeneira investigará si existe un supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público por parte de los uniformados.

Compartir

Comentarios