El ex entrenador Santo dejó picantes dichos.

Una reciente entrevista del ex DT de San Martín dejó polémica en diversas cuestiones. Los jugadores buscan mantenerse al margen.

Gastón Coyette se fue el sábado de San Martín, pero casi una semana después sigue dando la nota. El técnico, que en Tucumán solo atendía a la prensa los martes y el día después del partido excepto contra Belgrano, se ha manejado cómodo y distendido durante las entrevistas que ha brindado esta semana. Cuando habla, se lo escucha suelto, descomprimido, como si se hubiera quitado el peso grande que es nada más y nada menos que haber dirigido a San Martín.

 

Con el manos libres de su auto y los problemas de señal en la ruta, en diálogo con Marcelo Benedetto para radio Rivadavia, Coyette empezó su ciclo de declaraciones donde dejó frases sorprendentes tales como: “No me voy por los malos resultados”. Sorprendentes teniendo en cuenta que sólo ganó tres partidos desde que asumió y la renuncia fue el grito en común de todos en Ciudadela, la noche que se fue sin hablar.

 

También Coyette habló de lo que pasó después de perder con Defensa y Justicia y dio por entendido que, pasara lo que pasara con Belgrano, lo mismo se iba: “Llegamos al club en un momento delicado, venía mal. Nos fuimos acomodando, conseguimos triunfos muy importantes como contra Racing. Le dimos vida al equipo que parecía muerto. Después del partido con Defensa se desataron varias cosas: el grupo, la atmósfera, todo se empezó a hacer cuesta abajo con el plantel”.

 

Luego, en diálogo con Luciana Rubinska en Fox, insistió sobre las amenazas. El mensaje que le llegó al hijo de Coyette lo hizo un adolescente en un momento de calentura minutos después de ver cómo se escapaban tres puntos en Mendoza. El propio Ricardo Seoane, vice del club, lo minimizó: “Son cosas que pasan en las redes sociales”. Con el revuelo que generó la denuncia, el hincha se disculpó públicamente, pero para Coyette el daño ya estaba hecho.

 

En cuanto a los refuerzos que trajo San Martín, Coyette fue demoledor: “Es difícil el mercado de pases para los clubes que estamos peleando el descenso. Queríamos traer cuatro jugadores de Primera, pero se trajo lo que se pudo. Por eso el equipo está donde está”. Entonces, ¿quién pidió los refuerzos?

 

Y por último, ya para dar por cerrado este capítulo definitivo en la vida de San Martín, Coyette volvió a tocar el tema Bieler. Pasman le preguntó: “¿Vos estabas peleado con Bieler? Se dice que él te tiró la gente en contra”. Y el ex DT le constestó: “Vos sabés cómo son las redes sociales, Toti. Nosotros trabajamos todos los días, las 24 horas. Sabemos de los jugadores quién entrena, quién no, cómo están, de qué manera están, qué es lo mejor para cada partido. Lamentablemente se equivocó con esas declaraciones (cuando Bieler aseguró estar bien físicamente), pero de hecho yo después lo llevé al banco”.

 

Esa distensión para declarar que ha demostrado Coyette en estos últimos días ha llegado a los oídos del plantel, que por lo visto en las prácticas y en lo dicho por el cuerpo técnico de Floreal García, también luce aliviado con el alejamiento del técnico y esta nueva etapa sin margen de error para San Martín. Tal como indicó Julio Rubino en LV12, la respuesta del plantel a Coyette fue clara y contundente: “Hoy nuestras energías están puestas en cómo lograr la permanencia, no en responder boludeces”.

 

Con la necesidad de lograr por lo menos 10 de los 18 puntos en juego, con el regreso a la titularidad de Matías García, Tino Costa y Claudio Bieler, San Martín muestra otro ánimo ya en el Complejo y en Ciudadela. Con publicaciones en las redes sociales como las del Droopy Gómez (“¡Luchar siempre hasta el final!”), la sonrisa de Lamardo al lado, las chicanas con Tino y Altuna, así se preparan los jugadores para ir a la cancha de River a conseguir la victoria más importante del año, la más necesaria. Ahí se verá la respuesta anímica y futbolística de todos, la respuesta que después del capítulo Coyette puede dar vuelta la página que se está escribiendo. Es este domingo, en el otro Monumental. Ni más. Ni menos.

 

Fuente: El Tucumano

Compartir

Comentarios