Sigue los pasos de EEUU, Rusia y China.

La nave Bereshit permanecería dos días en suelo selenita. El lanzamiento se realizó en el centro espacial norteamericano, Cabo Cañaveral.

Llamada Génesis (Bereshit, en hebreo), será la nave más pequeña y menos costosa que jamás haya aterrizado en la Luna y ubicará a Israel entre las superpotencias que han llevado a cabo aterrizajes lunares de varios tipos: EEUU, Rusia y la China.

La nave, no tripulada, fue construida con capital privado por el grupo sin ánimo de lucro SpaceIL en cooperación con Israel Aeronautics Industries.

El aparato se lanzó con un cohete Falcon 9 construido por la compañía SpaceX de Elon Musk.

Génesis, que pesa solo 600 kilos y cuyo precio de 100 millones de dólares está muy por debajo de los miles de millones gastados en misiones lunares anteriores, mide 1,5 metros de alto por 2 metros de ancho.

 

Su velocidad máxima prevista es de 10 kilómetros por segundo. La nave lleva un equipo para medir el campo magnético de la Luna.

En una conferencia de prensa esta semana, el presidente de SpaceIL, Morris Kahn, que donó 40 millones de dólares de los 100 que ha costado la misión, dijo que Génesis se presentó como regalo al presidente israelí, Reuven Rivlin, y se declaró proyecto nacional.

"Llevamos ocho años en este viaje que se completará en dos meses con el aterrizaje en la Luna. Estamos haciendo historia y estamos orgullosos de ser parte de un grupo que ha soñado y realizado el sueño que muchos países han tenido pero solo tres han cumplido", afirmó Kahn.

La importancia simbólica de Génesis es enorme y el lanzamiento ha despertado el interés mundial. La misión científica de la nave es simple y el plan es que permanezca en la Luna solo dos días. Hasta ahora, solo China ha tenido la tecnología probada necesaria para un aterrizaje suave en la Luna.

 

El proyecto de SpaceIL comenzó como una iniciativa de tres jóvenes, Yariv Bash, Kfir Damari y Yehonatan Weintraub, que en 2010 se registraron para el concurso lunar XPRIZE de Google. La competencia terminó en marzo del año pasado sin ganador, pero SpaceIL anunció que continuaría con sus planes. Con la ayuda de donantes privados y el apoyo del ministerio de Ciencia, Tecnología y Espacio de Israel, el trío logró cumplir su sueño con el lanzamiento de la nave este viernes.

Treinta y dos minutos después del despegue, la nave espacial, que se colocó en un satélite de comunicaciones de la India, se separó del cohete Falcon. Varios minutos después, el personal de la sala de control del proyecto en Israel Aerospace Industries en Yehud, cerca del Aeropuerto Internacional Ben Gurion, se puso en contacto con Génesis.

 

Según estaba previsto, las patas de aterrizaje lunares de la nave espacial se abrieron y fueron seguidas por una serie de pruebas de los sistemas de la nave espacial para verificar que estuvieran funcionando bien en el espacio.

Aproximadamente una hora después del lanzamiento, Génesis ingresó en su primera órbita de la tierra. Su camino hacia la Luna incluye órbitas elípticas de tamaño creciente alrededor de la tierra, durante las cuales la nave espacial hace uso de la fuerza gravitacional de la tierra para aumentar su velocidad.

Génesis está programada para viajar 6.5 millones de kilómetros, lo que la convierte en la misión lunar con el camino más largo que se ha recorrido.

En su órbita final, la nave espacial se acercará a la Luna e intentará que la arrastre su campo de gravedad, unos 10 días antes de aterrizar en la Luna. Se calcula que tomará tierra sobre el 11 de abril.

 

Fuente: Sputnik

Compartir

Comentarios