Se trataría de individuos que estuvieron con ella momentos previos a su muerte. Otros dos hombres indicaron el lugar donde se encontraba el cuerpo de la mediática.

El llamado llegó a las 1:49 de la madrugada al 911: Natacha Jaitt estaba "desvanecida", según información policial, en el salón de fiestas Xanadú en Isla Verde al 600, Villa La Ñata, zona de Tigre. Allí llegó un patrullero de la subcomisaría de Villa La Ñata de la Policía Bonaerense. Dos hombres señalaron una habitación, donde Natacha estaba recostada boca arriba. Se llamó a una ambulancia.

los dos hombres comenzaron a hablar. Primero se identificaron. Uno de ellos era Guillermo Rigoni, quien sería dueño del salón, empresario, de 45 años, con domicilio en Ituzaingó. Según supo Infobae, Rigoni es dueño de Conoplas SRL, una empresa creada en 2014 para el rubro de conos y vallas de plástico, con supuestos clientes como Vialidad del Gobierno bonaerense así como municipios y concesionarios de autopistas.

El otro era Raúl Velaztiqui Duarte, oriundo de Paraguay, 47 años, productor de espectáculos con lo que sería su propia firma, Veluarte Producciones.

Según su relato, de acuerdo con lo que apuntaron fuentes de la investigación Velaztiqui y Rigoni se habían reunido con Jaitt para discutir, aparentemente, la posibilidad de montar espectáculos en el lugar.

La entrada al salón Xanadú donde Jaitt fue encontrada muerta.

 

La autopsia al cadáver de Jaitt se practicará en la morgue de San Fernando: a la pesquisa, a cargo del fiscal Sebastián Fitipaldi, se suma el fiscal Diego Callegari de la UFI de Drogas Ilícitas de Tigre. La posible causa de  muerte, por lo pronto, es un accidente cerebrovascular causado por el consumo de cocaína.

La Policía Bonaerense en el lugar.

 

Hay entre los investigadores una sospecha de que tres personas estaban con Jaitt y dejaron el lugar antes de que se alertara al 911. Las cámaras de seguridad fueron peritadas por la Policía Bonaerense: muestran a dos hombres y una mujer que todavía no fueron identificados.

El video, apunta una fuente, los muestra a los tres "caminando""Se habrán ido antes o se asustaron", asegura. Por lo pronto, el fiscal Fitipaldi ya tiene las imágenes del DVR.

En la casa de Rigoni en Ituzaingó, un familiar apunta: "Guillermo está en la comisaría, está bien por suerte. Xanadú no lo tiene hace mucho".

Por lo pronto, los nombres del empresario y Velaztiqui Duarte ya son parte de la causa.

 

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios