El nuevo sistema de suspensión de pagos rige desde febrero de 2018 y se aplicó mediante la resolución 2018-96.

Según estimaciones de la Nación, en esa situación está el 3% de 400.000 titulares del programa Hacemos Futuro. Se exige terminalidad educativa, cursos de formación laboral y al menos una visita médica al año, para percibir el beneficio.

 

 En medio del conflicto por los planes sociales, el gobierno de Mauricio Macri suspendió el pago de un promedio mensual de 12.000 beneficiarios que no cumplen con requisitos que son obligatorios desde febrero de 2018: terminalidad educativa, cursos de formación laboral y al menos una visita médica al año.

Según estimaciones del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, que dirige Carolina Stanley , en esa situación está el 3% de 400.000 titulares del plan Hacemos Futuro (HF).

Sin embargo, esos 12.000 titulares en promedio por mes pueden reanudar el cobro apenas regularicen su situación. Para ello, los beneficiarios deben presentar los certificados que acreditan esos requisitos. El trámite es inmediato y se puede hacer a la línea gratuita 130. El nuevo sistema de suspensión de pagos rige desde febrero de 2018 y se aplicó mediante la resolución 2018-96. Entre esa fecha y lo que va de 2019, la cartera de Stanley detectó que unos 14.600 titulares de los planes HF dejaron de percibir la asignación por haber encontrado empleo en el mercado formal.

Estos resultados no alcanzan a paliar el contexto de 33,6% de pobreza , que afecta a 13.000.000 de personas, según el último índice del Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El secretario de Economía Social de la cartera de Stanley, Matías Kelly, dijo que "antes los programas sociales estaban enfocados en una lógica asistencialista. Hoy tienen una clara línea de formación que les va a dar más y mejores oportunidades para su inserción".

El programa HF se conformó con la unificación de Argentina Trabaja (varones) y Ellas Hacen (mujeres). Otorga $6000 mensuales a cambio de una contraprestación laboral.

Los requisitos son: cumplir con los cursos de terminalidad educativa, de formación laboral, una visita médica al año y una encuesta de criterios administrativos. En este formulario el aspirante debe acreditar no tener empleo, ni propiedades de alto valor ni un automóvil de menos de 10 años de antigüedad, ni que percibe otro plan social provincial.

En paralelo, puede percibir la Asignación Universal por Hijo (AUH). "Si no cumple los requisitos puede llamar a la línea gratuita 130 y regularizar su situación y se reanuda el pago de inmediato. Pero se lo vigila para que, si no cumple, se le vuelve a dar de baja", dijo a LA NACION una fuente cercana a la ministra.

El presupuesto del plan HF para 2019 es de $39.000 millones. Los requisitos de contraprestación laboral y educativa no comprenden, en cambio, a la Asignación Universal por Hijo (AUH), que perciben 4.000.000 de niños y tiene un presupuesto de $110.000 millones. "Todos los meses hacemos un cruce para saber que los titulares del HF están cumpliendo con las tareas obligatorias y en caso de detectar que alguien no las cumple lo acompañamos para que se ponga al día con las tres acciones obligatorias que debe realizar", dicen en Desarrollo Social.

Por otra parte, Desarrollo Social informó que el Plan Empalme arrojó en 2018 y 2019 una incorporación de 14.900 personas al mercado formal de trabajo. Y que unas 70.000 personas se capacitan en empresas como parte del programa Entrenamiento para el Trabajo (EPT) con posibilidades de que al final del curso conserven su empleo formal.

"Nuestro principal objetivo es cuidar a la persona y potenciar su futuro, por eso tenemos una relación directa y cercana con el titular. Después de tantos años podemos hablar de transparencia y desintermediación", dijo Kelly. "Hoy el 86% de los titulares de HF se encuentran dentro de la estrategia de terminalidad educativa", agregó. "El 62%pasó por algún tipo formación teórico-práctica. Contamos con 19.402 formaciones con más de 390.000 cupos", aseguró.

El director del Observatorio Social de la UCA, Agustín Salvia, elogió el cambio en el programa HF. "Sin duda fue importante en materia de transparencia", dijo. "La decisión de poner como condicionalidad la terminalidad o la formación, así como el control de la Anses, conjuga la necesidad de justificar su existencia frente a los que critican los subsidios y un mayor control estatal contra una malversación", dijo.

Sin embargo, agregó que "su éxito efectivo en materia de inclusión social es relativo". Y dijo que "el programa Empalme fue un fracaso desde el momento mismo que se lo lanzó: difícilmente se esté cumpliendo la formación o terminalidad de manera masiva". Señaló también que "más allá de las mejoras en su transparencia, no deja de ser asistencial, obviamente muy importante en momentos de crisis".

Por su parte, el diputado Daniel Arroyo, exministro de Desarrollo Social de Buenos Aires, señaló que "la AUH va camino a consolidarse como una política de Estado. El actual Gobierno incorporó nuevos niños y, seguramente, los próximos gobiernos van a seguir. Esto, sin dudas, es una buena noticia".

Opinó que la consolidación del programa HF "también es un avance", pero advirtió que "aquí está la principal dificultad: menos de 15.000 jóvenes lograron vincularse con el mundo del trabajo". Arroyo señaló que "no hay oferta de trabajo y que, en un contexto de caída económica significativa, los que peor la pasan son los jóvenes", para lo cual "necesitamos un salto rápido en el vínculo entre jóvenes y trabajo".

 

Fuente: La Nación

Compartir

Comentarios