El líder laborista Jeremy Corbyn, jefe del principal partido opositor británico. DPA

Lo anunció su líder, Jeremy Corbyn. Los analistas creen que la premier británica puede caer a mediados de marzo.

La primera ministra Theresa May postergó el “voto significativo” y “final” sobre el Brexit esta semana en la Cámara de los Comunes “hasta el 12 de marzo”. También rechazó la oferta del presidente de la Unión Europea, Donald Tusk de “extender el artículo 50”, que dio origen al divorcio con la Unión Europea, para evitar “una caótica salida”. En medio de esta polémica, el líder del laborismo, Jeremy Corbyn, anunció que va a apoyar “un segundo referéndum”, en una enmienda parlamentaria, para “evitar un dañino Brexit”, cuando sus propios pares creen que May puede irse del gobierno en tres semanas.

El líder opositor Corbyn dijo que apoyará “una segunda consulta popular si es una alternativa cuando el plan de Theresa May sea derrotado el 12 de marzo en el Parlamento”. El mecanismo sería preparar un plan alternativo para un voto en la Cámara de los Comunes. Si el Parlamento rechaza el Plan, el laborismo entonces va a cumplir con su promesa de la conferencia de apoyar un voto público. “Es por eso que, en línea con nuestra política de la conferencia, nosotros nos comprometemos a poner o apoyar una enmienda en favor de un voto público para prevenir que el dañino Brexit Tory sea forzado en el país”, dijo Corbyn, que enfrenta una rebelión partidaria por su posición pro Brexit y el antisemitismo.

Fue apoyado por el secretario en las sombras del Brexit, el laborista Keir Starmer, quien siempre afirmó que “el laborismo debe mantener abierta la opción de un segundo referéndum”. Los liberales británicos, encabezados por su líder, Vince Cable, dijeron que ellos trabajarán con los laboristas en el plan. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, un pro europeo Labor, afirmó que era una “buena decisión para Londres y para todo el país de darle al público su palabra en el acuerdo final del Brexit”.

Desde la playa de Sharm el Sheikh, done el Brexit eclipsó el encuentro árabe europeo, el presidente Donald Tusk advirtió a Gran Bretaña que “May no va a conseguir una aprobación de su acuerdo del Brexit en los Comunes”, que ha postergado para el 12 de marzo. Por eso debía enfrentar “un caótico Brexit” o “la extensión de su membresía” a la Unión Europea más allá del 29 de marzo, que es el plazo que se autoimpuso May para irse. Si bien no había un plan europeo para extender el plazo por otros dos años de negociaciones, Tusk consideró que la “solución racional” a la vista del fracaso de May en el Parlamento para hacer pasar su plan, era “extender el artículo 50”. La primera ministra rechazó la propuesta, con el argumento de que se encuentran “a un paso de un acuerdo para el 29 de marzo. Todas mis energías están focalizadas en ella”.

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios