Un herido es socorrido durante los enfrentamientos con la Guardia Nacional Bolivariana en el puente Simón Bolívar, principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, en Cúcuta. /EFE/Ernesto Guzmán Jr/

El líder bolivariano apuntó contra su par Iván Duque y lo acusó de prestar el territorio para armar atentados de falsa bandera.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó este martes al Gobierno de su homologo colombiano, Iván Duque, por la violencia que se disparó en la frontera el pasado sábado, cuando el antichavismo llevó adelante un operativo para ingresar varias toneladas de donaciones que se almacenan en la ciudad de Cúcuta.

Según el líder chavista, enfrentado con el Gobierno de Colombia, que no reconoce la legitimidad de su nuevo mandato y le ha pedido que se aparte del poder, Duque prestó el territorio para armar atentados de falsa bandera y ejercer violencia contra Venezuela en las zonas fronterizas.

"El sábado 23 de febrero Venezuela sufrió una agresión por parte del Gobierno colombiano en los puentes fronterizos del estado Táchira (oeste)", dijo Maduro durante su participación en el acto de cierre de la Asamblea Internacional de los Pueblos, que se celebró en Caracas.

En esa jornada, que estuvo precedida por la orden de Maduro de cerrar la frontera con sus vecinos Colombia y Brasil, dos camiones con donaciones de alimentos y material médico resultaron quemados en el puente binacional Francisco de Paula Santander, entre acusaciones cruzadas.

La oposición aseguró entonces que el Gobierno de Maduro quemó los camiones, pero el ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, señaló el domingo, mostrando varios videos, que los propios detractores de Maduro quemaron las donaciones.

El mandatario venezolano difundió nuevamente los videos y aseveró que las cargas fueron quemadas por "orden" del presidente Duque para disparar una "escalada" en la tensión bilateral y propiciar enfrentamientos armados entre militares de los dos países.

Esto último no ocurrió, pero sí choques entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad de Venezuela, que se saldaron con más de cien heridos, de acuerdo al Gobierno colombiano, aunque la cifra fue rebajada a poco más de 40 por la Administración de Maduro.

Maduro también dijo que muchos de los manifestantes que trataron de meter las donaciones a Venezuela eran "delincuentes contratados", algunos de ellos de ciudades tan lejanas a Cúcuta como Medellín, una región que, dijo, es "famosa" por el fallecido narcotraficante Pablo Escobar.

Compartir

Comentarios