Tetris Effect lleva los famosos tetrominós a un ambiente surrealista de estrellas y delfines.

A 35 años del lanzamiento de uno de los videojuegos más populares del mundo, gana popularidad una versión "trascendental", con inmersión en imágenes cósmicas y música new age.

De la Guerra Fría a la meditación de atención plena (mindfulness) hay un inesperado hilo conductor: el Tetris. El popular videojuego estilo rompecabezas salió al mundo en 1984, creación de Alekséi Pázhitnov, un ingeniero del Centro de Computación Dorodnitsyn de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética, que todavía existía. Y ahora renació, en una versión que incorpora realidad virtual y música relajante, llamada Tetris Effect.

“A finales de los 80, cuando las computadoras no eran tan comunes como lo son hoy, mucha gente jugaba en el trabajo, y las primeras versiones tenían un ‘botón del jefe’, que reemplazaba la pantalla con una falsa hoja de cálculos”, recordó The Wall Street Journal (WSJ). “Algunos decían que minó tanto la productividad capitalista que fue el equivalente a un temprano ciberataque soviético contra los Estados Unidos”.

Si el juego original era una prueba de velocidad, Tetris Effect tiene, en cambio, las propiedades de “una forma de relajarse en los estresantes tiempos de hoy”, agregó el artículo. “Es un juego para después del trabajo”.

En numerosas versiones, a lo largo del tiempo, Tetris vendió más de 170 millones de copias, según cifras de 2016. Electronic Gaming Monthly lo ubicó en el número 1 de su ranking de Mejores Juegos de Todos los Tiempos. Incluso una edición para teléfonos móviles superó los 100 millones de descargas en 2010.

Desde la desintegración de la Unión Soviética, Pázhitnov emigró y se convirtió en copropietario de Tetris Co., una compañía con sede en Las Vegas, que durante 2019 ofrecerá concursos y otras actividades conmemorativas (como unas zapatillas Puma con temática Tetris) para celebrar los 35 años del juego, uno de los más populares del mundo.

Tetris Effect salió al mercado en noviembre de 2018 para la PlayStation 4 de Sony. Su diseñador, Tetsuya Mizuguchi, fundador de Enhance, la empresa japonesa detrás del juego, es también el creador de Rez y Lumines, donde ya experimentó en la sincronización de música, efectos sonoros, imágenes y acción.

“El juego básico es el mismo de siempre, pero una serie de ambientes fantásticos rodean al campo de juego rectangular”, detalló WSJ. “Con un casco de realidad virtual, el jugador a veces flota entre las estrellas en el espacio. A su alrededor ondulan unas medusas fluorescentes. Unas sirenas brillantes estallan en partículas psicodélicas y se convierten en delfines de neón. En lugar de las tintineantes melodías folklóricas rusas, suena una música ambiental new age, y la voz angelical de Kate Brady canta versos relajantes”.

Mientras estaba en desarrollo, el nombre del juego fue Tetris Zen, dijo a WSJ Mark MacDonald, de Enhance. “La gente lo está usando para desenchufarse. Si buscas en Twitter ‘Tetris Effect’ y ‘llorar’ o ‘lágrimas’, verás un montón de tuits donde la gente dice ‘¿Qué pasa? ¿Por qué me pongo a llorar jugando al Tetris?'”.

Sony y Enhance no han revelado las cifras de venta, pero el juego ya ganó varios premios en 2018. Los críticos lo calificaron de “espiritual”, “trascendental” y “viaje cósmico increíble”.

El nombre Tetris Effect sale de un artículo de la revista Wired, que en 1994 llamó así al fenómeno de la gente que seguía viendo bloques flotantes mentalmente aun cuando había dejado de jugar. El texto “sugería que el efecto del juego en el cerebro lo volvía una suerte de droga electrónica, o farmatrónico”.

El periódico anunció que, además de esta versión hipnótica y suave, Nintendo lanzó este mes Tetris 99, un juego estilo battle royale. Las batallas se dan entre 99 jugadores, en una competencia de todos contra todos hasta que solo sobrevive uno.

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios