Lo admitió ayer el director para el hemisferio Occidental, Alejandro Werner.

El organismo monetario internacional corregirá su estimación realizada al negociarse el acuerdo de septiembre pasado. Lo hará en la segunda quincena de marzo, cuando realice el nuevo embolso.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recalculará hacia arriba en los próximos días su proyección de inflación para este año. Lo hará cerca del 19 de marzo, el día en que (si todo sale como se espera en Buenos Aires) libere los u$s10.700 millones correspondientes al primer desembolso del año. El nuevo porcentaje, que superará el 30% anual, se anunciará públicamente antes de la cumbre de primavera que el organismo financiero organizará entre el 12 y el 14 de abril en Washington, cuando se cuelgue en la página web del Fondo la nueva edición del World Economic Outlook. 
Hasta aquí el cálculo estimado por el FMI al negociarse el acuerdo de septiembre de 2018, era de 27%; un punto menos que el último dato público blanqueado por el Ministerio de Hacienda. Ese número será recalculado hacia arriba y se ubicará más cerca de lo que están proyectando las consultoras privadas, quienes a partir de los datos de enero de 2,9%, ubican el índice de febrero por encima del 4% y el anual más cerca de 34%.

El reconocimiento del cambio hacia arriba del FMI en la proyección inflacionaria, fue anunciado ayer por el director para el hemisferio occidental del organismo, el mexicano Alejandro Werner en una entrevista a la agencia Bloomberg. El funcionario afirmó que la inflación argentina es “más obstinada que lo esperado” con lo que el porcentaje debía ser recalculado.

Desde el FMI le hicieron saber tanto al Gobierno como a varios economistas privados, que este recalculo no implicará el sello de un inclumplimiento para el país; y mucho menos la necesidad de la negociación de un waiver con el organismo. Por el contrario: el clima que se desliza desde Washington es de comprensión y cierto optimismo ante la evolución del resto de las variables, especialmente las monetarias y fiscales.

En Argentina ya saben que los datos de la inflación de marzo también serán tan complicados como los de febrero. De hecho, en los pasillos del Ministerio de Hacienda, ya hay cierta rendición a que el piso está en un 1,5% de crecimiento del IPC, cuando aún no comenzó a correr el mes. El aumento en los combustibles y de las tarifas de servicios públicos autorizadas por el propio Ejecutivo así lo sentencian.

Fuente: Ámbito.

Compartir

Comentarios