Mauricio Macri, en la apertura de sesiones ordinarias del año pasado. (David Fernández)

El Presidente se presentó en el Congreso, donde pronunció un discurso en clave electoral con ejes en la economía, la transparencia y la seguridad.

l presidente Mauricio Macri inauguró el 137° período de sesiones ordinarias del Congreso con un discurso en clave electoral, con fuertes críticas al kirchnerismo, anuncios sociales y cruces con la oposición.

Uno de los momentos más calientes fue cuando lo increparon legisladores K. "Los gritos y los insultos no hablan de mí, hablan de ustedes, señores, yo estoy acá por el voto de la gente", exclamó. El anuncio más importante fue que aumentarán en un 46% los montos de las asignaciones Universales Por Hijo (AUH), después de reconocer que la pobreza "volvió a los niveles" del 2015.

En su discurso anuncia el proyecto de ley de ética pública, con un nuevo régimen para combatir la corrupción, medidas para fomentar la producción y lucha contra la inseguridad, en el año electoral en el que buscará renovar su mandato. "Estamos haciendo crujir estructuras viejas y oxidadas", fue una de sus primeras frases. Además dijo que "todos deben rendir cuentas", inclusive él y su familia y que "se está acabando la impunidad".

El anuncio clave fue el del aumento del 46% de la Asignación Universal por Hijo (AUH) a partir de este mes, después de admitir que la pobreza "volvió a los niveles de antes". El jefe de Estado dijo que "en estos tres años, fuimos a las raíces del problema, para que la pobreza empiece a bajar". "La pobreza se cambia en serio cuando se termina el uso político de los pobres, el clientelismo. Se cambia en serio cuando se vive en un barrio popular y se tiene una oficina del Estado, sin ser sometidos a un puntero", afirmó.

En el cuarto y último discurso de su gestión ante el Congreso el Presidente incluye en su mensaje a senadores y diputados propuestas en materia de seguridad, como la de nuevo régimen penal juvenil y un pedido para retomar el debate de la ley antibarrabravas. También insiste con temas que considera prioritarios o que quedaron pendientes, como la reforma de ley de financiamiento de los partidos políticos, y el proyecto de ley de ética pública, con un nuevo régimen para combatir la corrupción.

Compartir

Comentarios