El Ciruja deberá enfrentar la próxima semana a Huracán para continuar la última recta de la Superliga.

El contagio por la asunción de Ricardo Caruso Lombardi se esfumó con otra dura derrota ante Lanús por 2-1, con los tantos de José Sand y el de Lautaro Acosta, en la jugada siguiente al empate transitorio de Acevedo.

Las reservas anímicas, si no estaban vacías con el rendimiento y la posición del equipo desde que se reanudó la Superliga, a pesar del contagio que supuso la llegada de Ricardo Caruso Lombardi, parecen haberse esfumado con la derrota de San Martín por 2-1 ante Lanús en La Ciudadela. José Sand y Lautaro Acosta, glorias granates, le dieron un buen triunfo al conjunto bonaerense, que había sufrido el empate con el cabezazo de Lucas Acevedo.

El mismo ataque tímido y con pocas luces que caracterizó al Santo como local en el transcurso de la Superliga se vio esta tarde en la primera parte. A Lanús le alcanzó con poco para que la sociedad Acosta-Sand se vea plasmada con una asistencia que el mismo goleador definió ante la mirada de toda la defensa y un Carranza derrotado desde el vamos de la jugada.

El segundo tiempo en general, sacando el contexto del medio, vio un mejorado rendimiento del equipo de Caruso Lombardi, que a los empujones, llegó a la igualdad gracias a un nuevo cabezazo de Lucas Acevedo. Sin embargo, San Martín no aprendió y revivió el síndrome de Godoy Cruz: Lanús movió del medio y el Laucha Acosta mandó a cobrar luego de un rebote corto de Jorge Carranza.

Con el ánimo por el piso, los pelotazos y el buen rendimiento de Matías García no alcanzaron para batir la resistencia del arquero Ibáñez. Combinaciones de resultados podrían concretar un descenso en lo inmediato y afrontar las últimas fechas con un sufrimiento dejado atrás. Huracán es el próximo rival en el estadio Ducó. Lanús ingresó a zona de Copa Sudamericana 2020, aunque son cuatro los rivales directos que pueden pasarlo si ganan en esta fecha.

Compartir

Comentarios