Raúl Velaztiqui rompió el silencio tras su excarcelación.

El productor paraguayo que acompañó a la vedette al complejo Xanadú aseguró que se llevó su celular para preservarlo y "no para extorsionar a nadie".

Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte, el hombre que estuvo con Natacha Jaitt en la madrugada de su muerte, rompió el silencio después de estar tres días detenido acusado de falso testimonio. El productor paraguayo aseguró que "resguardó" el teléfono de la modelo para que "lo tomara la Policía" y contó que tuvo miedo por su vida en prisión.

"El momento más duro es cuando te ponen las esposas. Yo pedí resguardo por mi vida y me metieron en un cuarto donde caminaban cucarachas. Yo soy asmático y los policías me decían que no me podían llevar a otro lugar", contó entre lágrimas, en una entrevista en A24. "En un momento pido ir al baño, me doy vuelta y veo un perrito que estaba con una estufa y un colchoncito, y sentí que mi vida era mucho menos que ese animal", agregó.

"Soy un hombre de bien y voy a salir adelante. Es muy duro escuchar las cosas que dijeron de mí. Duele en el alma. Es durísimo. Tenía miedo de entrar a la población y escuchaba cosas. Sentía que me iba a morir, que no iba a poder soportarlo. Después me llevaron a otro lugar y me contuvieron. Fue una locura lo que pasó", expresó.

El productor paraguayo había quedado detenido por el delito de falso testimonio luego de ampliar su declaración ante dos de los fiscales de la causa, Sebastián Fitipaldi y Diego Callegari, quienes advirtieron varias contradicciones en sus dichos respecto de su primera versión. Velaztiqui luego admitió que mintió por "miedo", por lo que los funcionarios judiciales solicitaron que continuara en prisión por considerar que existía riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación.

Cuando le preguntaron por qué había agarrado el celular de Jaitt, Velaztiqui afirmó que no tuvo segundas intenciones: "No me lo llevé ni para robarlo, ni para cuidar a nadie, ni para extorsionar a nadie, ni para comercializar su contenido". En este sentido, aseguró: "Todo lo que pasó está en ese teléfono. Yo necesitaba que lo tomara la Policía".

"En esa situación, yo sentí que corría riesgo mi vida. El lugar donde encontré el celular no tenía una explicación coherente. Estaba detrás de una pared donde se pone mercadería", señaló el productor. "Tenía mucho miedo por mi vida. Yo fui a una reunión de trabajo, con una amiga, y sucedieron cosas que no deberían haber pasado", explicó, sobre los motivos por los que se llevó el teléfono.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios