Tribunales penales.

Tiene 18 años y asegura que fue un accidente. La investigación a cargo de la Fiscalía Especializada en Homicidios II, continúa.

El miércoles 27 de febrero encontraron sin vida a Damián Alfredo Valenzuela en las plantaciones de caña de una finca ubicada junto a la ruta 304, en Villa Benjamín Aráoz. El joven llevaba desaparecido varios días. El principal sospechoso del crimen se presentó en tribunales  este lunes y asegura que el hecho fue un accidente.

Según explicó en la Fiscalía Especializada en Homicidios II, a cargo de  Adriana Giannoni, en la noche  del domingo 24 de febrero salió de un local bailable de la zona junto a Valenzuela.

El imputado dijo que él conducía la motocicleta y que Valenzuela iba como acompañante. Aseguró que en determinado momento su compañero cayó del rodado, pero que él no se dio cuenta en el acto. Al advertirlo, dijo, emprendió el camino de regreso, pero ya no encontró a Valenzuela.

La denuncia por desaparición había sido radicada por los familiares de la víctima. Al mismo tiempo, los vecinos de la zona advirtieron a la policía que había un cuerpo entre los surcos de una finca de caña, cerca de una gruta. El lugar está a unos 50 metros de la ruta. El cadáver estaba boca arriba y tenía los pantalones bajados a la altura de los tobillos.

Personal de la fiscalía y del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) del Ministerio Público Fiscal comenzaron a trabajar para esclarecer las causas de la muerte del hombre.

Luego los investigadores ubicaron la moto de la víctima en la casa de un familiar del adolescente con el que había sido visto en las horas previas a su muerte.

El equipo del ECIF realizó las pericias sobre el rodado. Según trascendió, en la baulera de la moto hallaron una de las zapatillas de la víctima.

Compartir

Comentarios