El asesino en serie más famoso de Escocia, Angus Sinclair, murió este lunes a la edad de 73 años en la prisión HMP Glenochil, en el noreste escocés, donde pasó más de la mitad de su vida (Captura de video).

Falleció a los 73 años en prisión, donde pasó más de la mitad de su vida. Fue culpable del asesinato de cuatro niñas, aunque se cree que fue responsable de al menos cuatro muertes más.

El asesino en serie más famoso de Escocia, Angus Sinclair, murió este lunes a la edad de 73 años en la prisión HMP Glenochil, en el noreste escocés, donde pasó más de la mitad de su vida.

Sinclair, originario de Glasgow, fue declarado culpable del asesinato de cuatro niñas, incluido el crimen del "The World's End" (en que acabó con la vida de Christine Eadie y Helen Scott, de 17 años), aunque los investigadores creen que fue responsable, al menos, de otras cuatro muertes en la década de los setenta.

En ese entonces se produjeron seis asesinatos de mujeres jóvenes que desaparecieron después de salir de noche y fueron encontradas abandonadas en tierras agrícolas o en terrenos baldíos. Se cree que Sinclair fue el autor de esos crímenes.

Desde 1982 estaba en prisión tras ser declarado culpable de una serie de violaciones y ataques contra niños.

 

Pero apenas cinco años atrás fue hallado culpable de acabar con la vida de Eadie y Scott en 1977, después de que las jóvenes fueran vistas por última vez en el pub "The World's End", situado en la Royal Mile, la vía más céntrica de Edimburgo.

A los 69 años Sinclair fue sentenciado (una vez más) a 37 años por ese doble crimen en la que fue la condena más larga jamás dictada por un tribunal escocés.

Desde temprana edad, el asesino mostró una fuerte obsesión por el sexo y mató a su primera víctima en 1961, cuando tenía 16 años

Se trataba de Catherine Reehill, su vecina de tan solo siete años, a quien violó y estranguló.

La frialdad con que se deshizo del cuerpo y trató de cubrir sus huellas sorprendió a la Policía, que descubrió que incluso llegó a llamar a una ambulancia para que atendiera a la menor argumentando que se había caído por las escaleras.

Entonces solo estuvo seis años en prisión y tras ser puesto en libertad se casó y tuvo un hijo.

Un informe psicológico al que tuvo acceso la BBC sobre sus primeros años en prisión reveló que los especialistas no creían que pudiese ser posible su reinserción social.

"No creo que ninguna forma de psicoterapia beneficie su condición y constituirá un peligro de ahora en adelante. Está obsesionado con el sexo y, si se le da la mínima oportunidad, repetirá estos delitos", señaló el documento.

Agencia EFE.

Compartir

Comentarios