En un partidazo, el Matador empató 2-2 con Unión tras haber estado dos goles abajo.

En un encuentro que terminó con ocasiones clarísimas para los dos equipos, el Matador se recuperó tras ir dos goles por debajo en el marcador y casi se lleva la victoria, pero debió conformarse con el empate.

En un partido con resultado cambiante y repleto de situaciones de gol, Tigre revirtió un 0-2, igualó en dos tantos frente a Unión en Victoria y sostiene la ilusión de lograr la permanencia. El público local premió el esfuerzo con una rotunda ovación. El Tatengue, por su parte, no pudo conseguir mezclarse en la zona de clasificación a la Copa Sudamericana

En sus primeras dos llegadas, Unión se puso dos goles arriba en el partido. A los 6 minutos, Diego Zabala edificó una pared en velocidad con Fragapane a la salida de un córner para Tigre y terminó definiendo arriba para abrir el marcador. A los 13′, de pelota parada, el colombiano Gómez Andrade firmó el 2-0.

La efectividad del Matador fue inversamente proporcional a la visita. Porque el equipo de Néstor Gorosito dominó los primeros minutos, pudo anotar (por ejemplo, en el mano a mano que, tras asistencia de Montillo, desperdició Federico González), pero no convirtió. Y lo sufrió.

En el segundo tiempo, el dominio del local se hizo todavía más pronunciado. Bien cerrado, con las líneas bien pegadas, Unión apostó por la resistencia y alguna contra aislada para cerrar el encuentro.

Aun sin claridad, pasado de revoluciones, los de Victoria merodearon el área permanentemente. El ingreso de Diego Morales le dio mayor vivacidad y Federico González gritó, pero su conquista fue anulada. Hasta que, a los 16 minutos, "Cachete" rompió a pura gambeta, Montillo asistió a Menossi y el mediocampista, con un remate cruzado, le inyectó ilusión a Tigre.

Leonardo Madelón buscó bajar del todo la persiana apelando a una línea de cinco futbolistas en el fondo. Pusdo ampliar con un remate de Bruno Pittón, pero también padeció con un cabezazo de Diego Vera y el hostigamiento permanente de Tigre, que cosechó sus frutos. A los 41 minutos, el Chino Luna bajó de pecho una pelota en el área y fusiló a Nereo Fernández: 2-2.

Compartir

Comentarios