Monseñor Sánchez designó nuevos destinos para varios sacerdotes.

El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Alberto Sánchez, designó nuevos destinos para varios sacerdotes de la arquidiócesis. Los nuevos párrocos y vicarios parroquiales comenzaron sus funciones desde el corriente mes de marzo.


El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, designó nuevos destinos para varios sacerdotes de la arquidiócesis. Los nuevos párrocos y vicarios parroquiales comenzaron sus funciones desde el corriente mes de marzo. 

En la parroquia San Francisco Solano, de la localidad Banda del Río Salí, tomó posesión el presbítero Fabián Nieva como párroco, acompañado por el prebítero Diego Pereyra como vicario parroquial. Mientras que en la parroquia Sagrada Familia de Alderete, asumieron los presbíteros Luis Brandán como párroco y Alfredo Godoy como vicario. 

En la ciudad de San Miguel de Tucumán fueron designados nuevos párrocos el presbítero Gustavo Pedro, en Santísimo Sacramento, y el padre Aldo Escobar, en San Gerardo, parroquia de la Congregación del Santísimo Redentor. 

En Nuestra Señora del Rosario, de la localidad de Burruyacú, tomo posesión el presbítero Juan Carlos Prado; y como administrador parroquial de San Pablo Apóstol, de la localidad de San Pablo, asumió el presbítero Vicente Vélez. 

Los nombramientos de vicarios parroquiales conciernen a los presbíteros Fernando Yapur para la catedral diocesana Nuestra Señora de la Encarnación; en la ciudad de San Miguel de Tucumán, Néstor Gómez en la parroquia San Roque, Gustavo Galarza en Nuestra Señora de Fátima y Matías García en la parroquia El Salvador. 

En la parroquia San José Obrero, de la localidad de El Colmenar, será vicario parroquial el presbítero Pío Pérez; en Santo Cristo de Banda del Río Salí, el presbítero Gustavo Musachia; en San José de Bella Vista, el presbítero David Gutiérrez; en Nuestra Señora de Guadalupe, de Lomas de Tafí, el presbítero Ricardo Ibáñez, y en Cristo Rey, de Villa Mariano Moreno, presbítero Enzo Romero.

Compartir

Comentarios