Una empleada de un comercio en Maracaibo comienza a ordenar el desastre provocado por los saqueos. (Reuters)

La mayoría ocurrieron en Maracaibo. Ayer se reanudó el servicio, pero causó graves problemas económicos.

Los venezolanos reanudaron ayer sus actividades tras el apagón sin precedentes que paralizó al país durante una semana y que provocó graves consecuencias. No sólo golpeó seriamente la economía, sino que además dejó medio millar de personas detenidas por la ola de saqueos a comercios.

En las últimas horas el número de arrestados por este motivo subió a 570, según fuentes del gobierno. Ricardo Acosta, vocero de Fedecámaras, la principal patronal del país, señaló que los saqueos se registraron en al menos cuatro municipios del estado Zulia, pero se concentraron en su capital, Maracaibo.

Solo en esa ciudad, explicó, más de 300 empresas fueron objeto de la acción de grupos violentos, especialmente durante el lunes cuando las turbas fueron superiores en número frente a las fuerzas de seguridad. Los saqueos incluyeron robos a panaderías, ferreterías, supermercados, negocios de ropa y calzado, mueblerías, farmacias, joyerías, ópticas y centros comerciales.

“Son pérdidas que van desde las mercancías, los materiales de oficina, equipos de trabajo y daños a las estructuras del mobiliario de las empresas”, apunto Acosta, ya que los vándalos destruyeron todo lo que había en los establecimiento después de robarlos.

Las calles de Maracaibo están desoladas y los establecimientos cerrados. En los pocos comercios abiertos cientos hacen filas para comprar algo de comida. “Ahora uno anda buscando comida como un loco; usted ve la ciudad y parece que hubiera habido una guerra”, afirma Francisco Arteaga, de 61 años, testigo de la anarquía.

En Caracas, tras la reanudación del servicio eléctrico, ayer se podían ver largas filas en las puertas de los bancos y en paradas de autobuses, mientras el servicio del Subte -que transporta dos millones de pasajeros diariamente- se había restablecido con un tramo cerrado en su principal línea. “La cosa ha estado ruda. Ni agua, ni luz, y ahora nos salen estas colas”, dice Eriberto Urbina, un empleado hotelero que hacía una extensa fila para tomar un colectivo.

El gobierno de Nicolás Maduro aseguró que el servicio eléctrico ha sido restablecido prácticamente en toda Venezuela, incluida Caracas, aunque con “pequeñas fallas” en zonas donde hubo, según denunció, “sabotajes” a subestaciones.

Sin embargo, las clases se mantendrán suspendidas por 24 horas más. Y a las industrias, severamente golpeadas desde hace años por la crisis económica, les va a tomar varios días ponerse en marcha, según organizaciones gremiales.

Compartir

Comentarios