"Entendemos que perjudicará a muchos compañeros”, adelantó César González, titular del gremio de los choferes. “Si se llegara a aceptar este trámite, implica suspensiones, despidos e indemnizaciones reducidas al 50%", agregó.

 

 Los representantes de los trabajadores adelantaron que no le darán curso al procedimiento preventivo de crisis que presentarán las empresas del transporte público. “Vamos a rechazarlo de plano porque entendemos que perjudicará a muchos compañeros”, adelantó César González, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), seccional Tucumán.

Las autoridades de la Asociación de Empresas de Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), habían confirmado que “muchas” empresas solicitarían el trámite en la Secretaría de Trabajo provincial.

El procedimiento preventivo de crisis se establece en un capítulo de la ley nacional de Empleo (24.013), que data de los 90. La normativa incluyó una figura distinta al concurso preventivo de acreedores o a la declaración de quiebra, para que las partes pudieran conversar y evitar cierres de establecimientos. Los actores, empresa y sindicato, deben reunirse en los despachos de Trabajo para formular propuestas, que debe homologar el Estado.

“Si se llegara a aceptar este trámite, implica suspensiones, despidos e indemnizaciones reducidas al 50%; esos son los peligros. Tampoco podríamos realizar medidas de acción directa, porque así lo establecen las normas”, explicó González. “Hay empresas con licitaciones caducadas, como la 18, la 8 y la 11, y es raro porque están en crisis, pero se vuelven a presentar para obtener los recorridos. Vamos a hacer un planteo cuando nos notifiquen desde la Secretaría de Trabajo para rechazar esto”, agregó.

De acuerdo con los datos de la UTA, entre choferes, inspectores, administrativos y personal técnico, hay más de 4.000 empleados registrados en la actividad.

Compartir

Comentarios