La policía presentó cargos por asesinato contra uno de los tres detenidos y halló dos artefactos explosivos que fueron desactivados.

Sucedió en la ciudad de Christchurch durante la sesión vespertina de oraciones. Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los atacantes.

 

 La Policía de Nueva Zelanda elevó hoy a 49 los muertos en los ataques terroristas contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en los que también resultaron heridas 20 personas.

El comisionado de la Policía neozelandesa, Mike Bush, confirmó en una comparecencia retransmitida en directo desde Wellington que la alerta continúa en su nivel máximo en todo el país debido a los ataques, calificados de "terroristas".

Un total de 41 víctimas murieron en el tiroteo en la mezquita Al Noor, mientras que otros 7 en la de Linwood y otra persona fue declarada muerta en el hospital.

"Una persona, un hombre de algo menos de 30 años, ha sido encausado por asesinato y será presentado ante un tribunal de Christchurch mañana [sábado] por la mañana" dijo Bush. La policía afirmó además que ya no busca a más sospechosos.

De los otros tres detenidos, Bush indicó que dos de ellos estaban en posesión de armas y se investiga su implicación en el suceso mientras que la cuarta persona no tenía ninguna relación con el caso y ha sido puesta en libertad.

Los ataques se produjeron a primera hora de la tarde en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país.

Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos. Un portavoz de la comunidad musulmana, Mustafa Farouk, indicó que en una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según Radio New Zealand.

Uno de los tiroteos fue retransmitido en directo a través de las redes sociales por uno de los asaltantes, que aparece con ropa militar dentro del centro de culto disparando a bocajarro a varias personas con un arma automática de la que cambió el cargador al menos dos veces.

El hombre fue identificado como Brenton Tarrant, un ciudadano australiano de 28 años que además de filmarse, publicó un "manifiesto" en el que explicaba los motivos racistas del ataque e incluiría calificativos peyorativos contra los musulmanes.

 

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios