Se registraron incidentes en la marcha de los chalecos amarillos. Foto: AFP.

La Policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes. Hay al menos 44 detenidos.

Los "chalecos amarillos" cumplen cuatro meses y este sábado vuelven a marchar en contra de las políticas del presidente francés Emmanuel Macron. Las calles de París y otras ciudades están repletas de manifestantes que protagonizaron incidentes con la Policía.

Según el sitio franceinfo, al menos 44 manifestantes fueron detenidos. Montaron barricadas en las calles, tiraron piedras, hubo destrozos, vehículos y puestos de diarios incendiados y la policía lanzó gases lacrimógenos y usó camiones hidrantes contra los "chalecos amarillos".

El movimiento, que comenzó como una protesta contra el aumento de las naftas y se convirtió en un reclamo más general sobre la caída del poder adquisitivo, en contra de las políticas de Macron y por más democracia directa, parece haberse desgastado.

Según las cifras del ministerio del interior, la semana pasada marcharon 28.000 personas en todo el país, es decir 10 veces menos que en el pico de las protestas en noviembre, cuando eran 282.000.

Varias figuras de este movimiento apolítico yh horizontal que se organiza en las redes sociales invitaron a sus simpatizantes a marchar en la capital.

"Esperamos a los de Toulouse con impaciencia, los de Burdeos, los de Marsella...", afirmó el camionero Eric Drouet, uno de los líderes de los "chalecos amarillos", quien dijo esperar también refuerzos de Italia, Bélgica, Holanda y Polonia.

Presentada como un "ultimátum" a Macron, esta nueva movilización se produce tras una serie de debates en Francia con los que el gobierno esperaba canalizar la ira de los manifestantes y hacer emerger propuestas concretas. Para evitar los disturbios y la violencia que opacaron varias manifestaciones y cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo, las fuerzas del orden pusieron en marcha un importante dispositivo policial.

Compartir

Comentarios