El conductor viajaba solo y no advirtió la peligrosidad del cruce.

Ocurrió en la localidad de Ipizca, departamento Ancasti. Al intentar cruzar el badén, la correntada se llevó el auto. Finalmente la policía rescató el rodado.

A las 13 del domingo 17, efectivos de la Comisaría de Ancasti llegaron hasta el Río Ipizca, donde requerían la presencia policial.

En el lugar, los Policías se entrevistaron con un hombre de 42 años, de apellido Figueroa, quien manifestó que mientras intentaba cruzar el río en su vehículo, un automóvil Renault 18, de color verde, pudo ponerse a salvo mientras el caudal de agua arrastró el rodado varios metros.

Finalmente, el personal policial interviniente logró rescatar el vehículo que presentaba importantes daños materiales, en tanto que su ocupante resultó ileso

Compartir

Comentarios