Osvaldo Acosta, secretario general del sindicato de municipales, explicó que hace tiempo reclaman por la falta de obras en esas dependencias. Aseguró que no tienen ninguna respuesta del intendente Alfaro por esta situación.



Las protestas que se realizaron en 2017 y 2018 por parte de los empleados municipales que exigían las mínimas condiciones de seguridad e higiene en el Tribunal de Faltas no sirvieron de nada porque siguen trabajando en pésimas condiciones, ya que en la repartición no se hicieron las mejoras de infraestructura que se reclamaban. 

"Hace dos años hubo medidas de fuerza con cortes de calles, el año pasado se repitieron las medidas de fuerza, pero la verdad es que la municipalidad nunca cumplió como corresponde y descontó los días de paro al personal haciéndole perder el presentismo, instancia judicial que está a favor de los empleados, pero la solución al problema nunca llegó", indicó Osvaldo Cacho Acosta, secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados municipales (SOEM). 

Los trabajadores habían comenzado los reclamos en marzo de 2017, luego de que gran parte del cielorraso del salón principal se desplomara por las pérdidas de las cañerías y desagües de los pisos superiores. Un mes más tarde, la Municipalidad había iniciado las obras para remodelar la sede, en Jujuy 252. Sin embargo, los trabajos se paralizaron en marzo del año pasado. 

"La repartición sigue teniendo los baños en pésimas condiciones, cualquier contribuyente lo puede observar", indicó el dirigente. 

Acosta se quejó también que otra medida desacertada por parte de la actual gestión municipal fue el traslado de la Asistencia Pública, en noviembre del año pasado. 

"El último desastre que hizo este intendente fue el traslado de la Asistencia Pública. El servicio que se presta en los locales a donde fue trasladada es deficiente, no por los trabajadores, sino porque las condiciones no están dadas para atender las solicitudes de los vecinos".

Respecto a las obras en ese organismo, dijo que no se ha avanzado en nada por lo que practicamente está clausurada. "Uno observa esto y la verdad que da lástima porque el personal no tiene los medios necesarios para brindarle la atención necesaria al público. Es tanta la publicidad de este hombre que quiere ser reelecto que sería una desgracia si lo es, teniendo en cuenta la administración que fue lamentable", afirmó. 

Acosta también expresó su malestar porque el intendente nunca recibió a los trabajadores municipales. "El intendente habla del gobernador Manzur, pero él nunca mostró respeto por los trabajadores y vive quejándose de las actitudes gremiales". 

"Estamos en el período de las paritarias y este hombre nunca nos convocó a negociar. Reniega del gobernador, pero espera el decreto del gobernador Manzur para adherirse", cuestionó. 

Compartir

Comentarios