El 30% de la población, sufren alguna enfermedad alérgica.

Es época de alergia y resfriados pero no siempre los síntomas responden a esta alteración.

Ya sea que llegue la primavera o el otoño millones de personas sufren las temidas alergias. Unas molestias que pueden ser de mayor o menor intensidad y que van desde la rinitis alérgica hasta el asma.

En las últimas décadas, cada año se van sumando ‘nuevos alérgicos’, puesto que es una enfermedad que puede empezar a cualquier edad.

Goteo, congestión nasal, estornudos, lagrimeo, fatiga... son algunos de los síntomas más habituales. Pero cuando la alergia no está diagnosticada, estos se pueden confundir fácilmente con un resfriado.

Distinguirlos es fundamental para poder tratar la alergia de forma eficaz y, además, tomar una serie de precauciones para reducir su impacto. Te damos las pistas que te ayudarán a saber si lo que tienes es un resfriado primaveral o una alergia.

LA INTENSIDAD DE LOS SÍNTOMAS VARÍA

La duración de las molestias es una de las claves que te pueden ayudar a diferenciar un catarro de una alergia, pero hay otras:

  • Duración. La alergia suele prolongarse durante varias semanas, y además coincide con la época en la que la concentración de polen es más alta. En cambio, un resfriado acostumbra a durar entre cinco y siete días.
  • Mucosidad. La alergia se caracteriza por un goteo nasal constante y unas secreciones claras. El catarro, por el contrario, suele presentar secreciones más densas.
  • Estornudos. Son frecuentes en ambos trastornos. Pero si además hay picor de garganta, pueden estar indicando una alergia.
  • Picor en los ojos. A menudo va acompañado de lagrimeo y es más típico de la alergia.
  • Cansancio. La alergia suele causar una fatiga más acentuada que el resfriado. La persona afectada puede llegar a tener dificultad para hacer las actividades habituales y presentar cambios de humor, irritabilidad, problemas de descanso e insomnio.
  • Falta de concentración. Si sientes la cabeza embotada, espesa, y esto te afecta al rendimiento intelectual, es probable que sufras una alergia.
  • El tiempo influye. Los síntomas de la alergia empeoran los días de sol y de viento, cosa que no pasa con el resfriado.
  • Dificultad para respirar. Aunque no ocurre en todos los casos, una alergia al polen leve, si no se trata, puede agravarse con los años y derivar en problemas respiratorios como el asma.

Compartir

Comentarios