Pozo de Vargas, fosa común de la dictadura militar.

La pesquisa se inició a partir de testimonios de personas que indicaron la posible ubicación. Desde el Ministerio Público Fiscal Federal de Tucumán solicitaron que la información sea reservada y chequeada antes de darse a conocer.


El Ministerio Público Fiscal Federal de Tucumán informó, ante trascendidos de la aparición de una supuesta nueva fosa clandestina de inhumación en las cercanías del actual Pozo de Vargas, que hay una investigación preliminar abierta. 

Hasta la fecha no se pudo confirmar la existencia de dicha fosa. La pesquisa se inició a partir de testimonios de personas que indicaron la posible ubicación.

En el Pozo de Vargas ya se habían encontraron restos de ciudadanos víctimas de la represión en épocas de la dictadura militar y, oportunamente, fueron entregados a los familiares para su debida sepultura.

En este marco, destacaron que uno de los objetivos del Ministerio Público Fiscal, en cumplimiento de su rol constitucional (promover la actuación de la justicia en defensa de los intereses generales de la comunidad, art. 120 CN), es realizar todas las gestiones necesarias para determinar la suerte de las personas que fueron víctima de desaparición forzada, garantizando el derecho a la verdad de sus familiares (algunos de las cuales son representados por las querellas en autos) y generando probanzas en torno a los posibles responsables. 

En base a esos objetivos se dispusieron diversas medidas probatorias: georadar, sondeos exploratorios, intervención directa en la zona con maquinaria, etc., tareas a cargo de equipos técnicos como el Equipo Argentino de Antropología Forense. 

Ante la difusión por redes sociales y whatsapp de mensajes vinculados a dicha labor, se solicitó que la información de este tipo de cuestiones sea reservada y, en el mejor de los casos, chequeada en la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, sección Tucumán, ante la gran expectativa y ansiedad que genera entre los familiares de víctimas.

El Pozo de Vargas, de unos treinta metros de profundidad, está situado en una finca del departamento de Tafi Viejo, sobre la avenida Francisco de Aguirre al 4500, a unos seis kilómetros del centro de San Miguel de Tucumán.


 

Compartir

Comentarios