El jugador surgido en Belgrano y recién llegado a River tendrá la oportunidad de su vida a los 30 años (foto: Clarín).

Al delantero cordobés de River, la chance le llegó con 30 años luego de una carrera que incluyó dos pasos por Belgrano y uno por Bélgica, donde superó a figuras mundiales como Courtois o De Bruyne.

El bajísimo perfil que mantiene Matías Suárez es impropio para la repercusión que tomó su nombre en los medios por lo que le ocurrió en menos de los tres meses que lleva este 2019: una polémica salida de Belgrano, donde no dudó en aceptar el llamado de Marcelo Gallardo para afrontar la segunda parte de su extensa carrera, a pesar de cumplir 30 años, y la primera convocatoria a la Selección Argentina por parte de Lionel Scaloni.

Nacido en La Falda, Córdoba, un 5 de mayo de 1988, el jugador de la Selección inició su carrera en 2005 en Belgrano luego de realizar las divisiones inferiores en el Club Unión San Vicente, aunque la jerarquía que demostró en su estadía en el Pirata no sirvió para ser valorado a nivel nacional: fue el Anderlecht belga el que posó sus ojos en el cordobés, lugar donde se convertiría en referente y donde llegó a alzarse con el premio al mejor jugador de la Liga de Bélgica en 2011, donde competía con jugadores que fueron posteriormente semifinalistas de Rusia 2018 con su selección, como Thibaut Courtois, uno de los mejores arqueros del mundo que hoy milita en el Real Madrid, Kevin De Bruyne, pieza clave en el Manchester City de Guardiola, o Axel Witsel, recordado como uno de los gigantes que le hizo frente a Mascherano en la famosa foto de Brasil 2014.

Cuando su carrera parecía apagarse, Suárez llegó a Belgrano luego de ocho temporadas en el Anderlecht, tomado como una señal propia de los ídolos con sentido de pertenencia... hasta este 2019, cuando en plena lucha por el descenso, el Pirata perdió a su símbolo, sufriéndolo en la presente lucha que mantiene el conjunto Celeste, al borde de perder la categoría. "No vuelvas más", fue quizás el reflejo de gran parte de los hinchas de Belgrano en la voz de uno de ellos cuando Suárez salía de hacerse la revisión médica antes de firmar su contrato con River.

La última convocatoria por fecha FIFA para afrontar los partidos con Venezuela y Marruecos lo encontró como una de las grandes sorpresas al no haberse deslizado nunca su nombre, aunque no extrañó tanto por ser un futbolista de jerarquía y jugar con la camiseta de uno de los más grandes del país, sumado a que dos jugadores de Defensa y Justicia o un Guido Rodríguez o Juan Musso llamativos para el futbolero promedio. Scaloni comienza a rodear al mejor jugador del mundo, para eso, ¿qué mejor que un Suárez para un Messi?

Compartir

Comentarios