La superluna concide con el equinoccio de primavera por primera vez desde 2000 y no la veremos otra vez hasta el 2030.

Nuestro satélite natural se verá 30 % más brillante y 14 % más grande, es la última superluna del 2019, el tercer y último fenómeno de este tipo en el hemisferio occidental. En la madrugada del 21 de marzo se verá en el hemisferio oriental.

Se denomina de ese modo porque en el hemisferio norte del planeta finaliza el invierno, el suelo se descongela y comienzan a aparecer lombrices sobre la tierra. Los nativos americanos habrían establecido este nombre porque empleaban nuestro satélite como referencia para los cambios de estación.

El acontecimiento sucederá pocas horas después de la llegada del equinoccio —con el que no coincidía desde el año 2000— y no volverán a suceder casi a la vez hasta 2030. Así, este miércoles la Luna parecerá 30 % más brillante y 14 % más grande porque alcanzará su punto más cercano a la Tierra.

La NASA asegura que, cuando sucede esto, la Luna influye en las mareas y puede generar problemas importantes en algunas zonas costeras, especialmente si el clima agrega olas grandes o tormentas, debido a la baja presión atmosférica sobre el área afectada.

 

Este acontecimiento también se conoce como 'superluna de savia', debido a que aparece en fechas próximas al comienzo de la primavera en muchos países del norte de la Tierra y marca el cambio a una estación en la que reverdecen los campos.

En el hemisferio sur, será la primera luna llena de otoño o 'superluna de cosecha', debido a que en esa temporada se recogen los cultivos.

En enero, la 'superluna de sangre' generó gran impactó, ya que el eclipse lunar total que provocó se pudo observar desde varias partes del planeta.

En febrero, la 'superluna de nieve' fue catalogada como la luna llena más grande y brillante de todo el año, unas características que no se podrán volver a ver hasta 2026.

El término '"supermoon" fue introducido por primera vez por el astrólogo Richard Nolle en 1979 y se refiere específicamente a una luna llena más brillante de lo habitual.

Se pensaba que la superluna de febrero era la luna llena más grande y brillante del año debido a la superposición casi exacta del perigeo de la luna.

A medida que la luna orbita en una elipse, su punto más cercano, el perigeo, se acercará mucho a la Tierra. El punto más lejano de la elipse se llama apogeo, en su ciclo lunar de 28 días.

Este punto se alcanza cuando la luna coincide perfectamente con la versión más completa de la luna, lo que significa que parece ser un 14% más grande y un 30% más brillante de lo normal.

 

Fuente: Caramarca Actual

Compartir

Comentarios