El dispositivo sirve para el monitoreo y control permanente del acusado.

El Ministerio Público Fiscal le ubicó el artefacto a un hombre al que se le restringió la cercanía de su ex pareja y su grupo familiar. El mismo se activará si se acerca a 300 metros.

El Ministerio Público Fiscal colocó la cuarta tobillera electrónica en casos de violencia de género en Tucumán. La misma le fue ubicada a un hombre que cuenta con prohibición de acercamiento a su mujer y a su grupo familiar, por un caso de violencia contra su pareja.

El artefacto de seguridad funciona con un GPS y se activa si el acusado se acerca a un radio inferior a 300 metros de la víctima, sin necesidad de ser activado si advierte peligro. El sistema permite a la Policía comunicarse con la víctima y el victimario. El dispositivo es monitoreado por la División de Visualización y Monitoreo del 911.

“Esto significa poner a disposición la tecnología al servicio de la Justicia a través de la colocación de un dispositivo dual. En este caso se trata de una causa de extrema violencia y se impuso una restricción limitada sin llegar a la restricción absoluta”, explicó el auxiliar fiscal, Daniel Sosa Piñero.

El dispositivo sirve para el monitoreo y control permanente del acusado. Su implementación es parte del fuerte accionar del MPF contra el delito y forma parte de un convenio entre el Ministerio Público Fiscal (MPF), el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Derechos Humanos y de Justicia de la Nación, en el marco de la Ley Nacional 2.485, a la que la provincia se encuentra adherida.

Compartir

Comentarios