Fracasó una vez más la votación del postergado proyecto de financiamiento de los partidos políticos.

Mientras se desarrollaba la sesión, oficialismo y oposición decidieron que se pase a un cuarto intermedio hasta el miércoles de la semana próxima. Será el último intento para aprobar el proyecto y girarlo a Diputados.

 

 Fracasó una vez más la votación del postergado proyecto de financiamiento de los partidos políticos. En plena sesión, senadores del oficialismo y la oposición terminaron por aceptar que no había un acuerdo cerrado sobre la redacción final, y resolvieron que se pase a un cuarto intermedio para el próximo miércoles a las 12.

La decisión fue confirmada por los jefes de los bloques del peronismo, Miguel Pichetto, y de la UCR, Ángel Rozas, mientras en el recinto se formulaban distintas cuestiones de privilegio. La semana que viene sería la última oportunidad para que avance la iniciativa, que luego debe ser aprobada en la Cámara de Diputados.

Fuentes legislativas que participaron de las negociaciones confiaron que el debate se trabó por el desacuerdo en torno a una propuesta de legisladores del interior para que el 50% de la publicidad electoral de los partidos destinada a plataformas digitales y redes sociales se destine a portales de producción nacional.

El planteo, formulado por el chubutense Alfredo Luenzo, no fue recibido con buenos ojos por senadores que cuestionaron el establecimiento de un porcentaje obligatorio, en lugar de permitir a los candidatos que elijan dónde colocar la publicidad, en un contexto donde plataformas como Google y Facebook ofrecen mayor alcance.

A esa última postura se aferra el Pro, el partido que más recurre a la comunicación vía redes sociales. En el interbloque Argentina Federal, en tanto, había predisposición para aceptar la modificación y fijar el porcentaje mínimo de publicidad en portales argentinos.

En el Senado se hizo presente el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, pero abandonó el Congreso cuando la posibilidad de llegar a un acuerdo ya estaba descartada.

El proyecto, motivado por el caso de los “cuadernos de la corrupción”, busca bancarizar los aportes de campaña y permitir a las personas jurídicas realizar contribuciones a los partidos, con un tope del 2% de los gastos autorizados. Ese techo era originalmente del 5%, pero los senadores acordaron bajarlo tres puntos.

El dictamen fue firmado en noviembre pasado en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto, pero no se lograron los consensos para avanzar en las sesiones extraordinarias de diciembre.

Los senadores harán un último esfuerzo el próximo miércoles, previo a la presentación del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien asistirá a la Cámara alta por primera vez en el año para brindar su informe de gestión.

 

Fuente. Parlamentario

Compartir

Comentarios