Con 18 Estados abolicionistas del total de 50, en EEUU se han ejecutado 39 personas en 2013, más de la mitad de ellas en Texas y Florida.

Cerca de 800 personas se encuentran en el "corredor de la muerte". Se trata de un cuarto de la población carcelaria de los Estados Unidos.

El gobernador de California, Gavin Newsom (El País)

California se ha sumado en los últimos días a la larga lista de veinte estados que rechazan la pena de muerte con una "moratoria", que hasta el momento ya ha sido objeto tanto de críticas como de celebraciones a lo largo de los Estados Unidos. La decisión, sin embargo, también abre interrogantes sobre lo que podría suceder con estas condenas a nivel nacional.

El gobernador Gavin Newsom ha tenido que defender su decisión ante una ola de críticas con el argumento de la "desproporción" con la que, a su juicio, se aplican las ejecuciones en EEUU, donde la Corte Suprema de Justicia la declaró constitucional en el año 1976.

En una conferencia de prensa telefónica, Newsom destacó que las 737 personas que en la actualidad se hallan en el corredor de la muerte en este estado representan "el mayor número del Hemisferio Oeste" y un cuarto del total del país, y que las condenas afectan de manera "desproporcionada a la gente de color, a los afroamericanos y a los hispanos".

Además, el gobernador citó un estudio de la Academia Nacional de Ciencias, publicado en 2014, que calculó que el 4% de los condenados a la pena de muerte en el país probablemente es inocente. Al aplicar este porcentaje a los reos en California, agregó, habrían unas 30 personas que son inocentes o que están en el corredor "inapropiadamente" y de cuyas ejecuciones no quiere ser responsable.

También se refirió al caso de Vicente Benavides Figueroa, un trabajador agrícola que pasó 26 años en la cárcel y que en abril pasado fue exonerado de la ejecución a la que fue condenado, tras ser hallado inocente cuando se revisó su caso. "Nadie será dejado en libertad. No estamos a alegando la naturaleza atroz de estos crímenes cometidos, no celebramos estas acciones", debió aclarar.

Alegó que la aplicación de la pena de muerte es evaluada, o ha sido abolida, en distintos países y que ese planteamiento va en la línea de los "valores de California", y  se refirió al tiempo que implicaría la ejecución de todas esas condenas. "Si se ejecuta a una persona por día estaremos viendo ejecuciones diariamente durante dos años", dijo.

En California, donde no se ha aplicado la pena de muerte desde el año 2006, estiman que mantener a los 737 reos en el corredor de la muerte cuesta unos USD 150 millones más que si tuvieran una condena a cadena perpetua.

Fuente: Infobae

Compartir

Comentarios