Las jóvenes intoxicadas involucraron al abogado Javier Leiva en la causa

El abogado de una de las jóvenes que denunció que “Kiwi” les puso “cristal” en uno de sus vasos aseguró que Gamboa dijo "yo sólo soy vendedor" la noche en la que su representada dijo ser drogada durante una supuesta fiesta en el barrio privado El Tatú en la capital sanriagueña.

Según dijo el doctor José Ramón Tarchini, la casa pertenece a Ramiro Petros, el otro denunciado e imputado en la causa. Aquella madrugada Gamboa buscó a las jóvenes de 21 y 23 años y las llevó al lugar donde había en total 7 personas.

Escucharon música. y Gamboa lanzó una orden tajante: “Nada de fotos y menos subirlas a celulares o redes sociales”, destacó. Según el letrado las chicas “se cuidaban de consumir sólo de sus propios vasos. Y una fue al baño. Al volver, la de 23 años pidió por su vaso y ‘Kiwi’ se molestó ante la desconfianza de la joven y le dijo dejá de hacer quilombo... no te voy a hacer nada. Yo sólo soy vendedor y le mostró una cápsula que sacó del bolsillo de su pantalón". Según el abogado, “mi cliente no se calmó y comenzó a descompensarse. experimentó hipertermia. Le subió la temperatura y notó picazón en el cuerpo. Caminó al baño porque se orinó encima y fue a una habitación a buscar ropa interior para cambiarse”.

Así, la joven se trasladó a la habitación de Petros, en busca de ropa interior o ver cómo solucionar la urgencia imprevista”. Tarchini profundizó: “A todo esto, la joven de 21 años empezó a sentir los mismos síntomas que su amiga y se acostó porque sentía mucho sueño”. Después, “se acercó Petros y les ofreció agua, pero mis clientes ya querían que alguien las llevara a sus casas. Gamboa dijo que no tenía auto y sugirió a la de 23 que se quedara y se marchara la otra jovencita”, explicó.

La amiga de 23 ya hablaba con “Kiwi” muy furiosa. “Hacé lo que quieras. Apenas les puse una pastilla. Yo soy impune”, habría dejado en claro el sujeto. En medio de una situación muy tensa, arribó un remís para trasladar a otras dos chicas, lo cual fue aprovechado por las víctimas para retirarse. “El remisero las llevó hacia el Hospital Regional. A una descendió en sus brazos porque no podía sostenerse en pie. Ingresaron tipo 5 de la mañana y les dieron el alta alrededor de las 9”, sintetizó Tarchini.

Fuente: Diario Panorama

Compartir

Comentarios