La sargento Silvia Moreno aseguró que su jefe, Héctor Ocampo, le pidió favores sexuales.

La sargento Silvia Beatriz Moreno dijo que fue víctima de violencia de género por parte de su superior, el actual director del penal metanense Héctor Omar Ocampo. Asegura que le pidió favores sexuales para cambiarla de sector.

Una guardiacárcel denunció en el Servicio de Asistencia a la Víctima y Oficina de Orientación y Denuncia del Ministerio Público Fiscal de Salta capital que el director de la Unidad Carcelaria 2 de Metán le pidió favores sexuales para cambiarla de sector en ese penal del sur provincial.

Se trata de la sargento Silvia Beatriz Moreno, de 41 años y madre de una nena de 9 años, quien en la presentación dijo que fue víctima de violencia de género por parte de su superior, el actual director del penal metanense Héctor Omar Ocampo.

Aclaró que el denunciado se incorporó en la dirección del penal en enero de este año y que entonces le pidió verbalmente el cambio de sector.

Dijo que Ocampo le contestó que se tomaría una licencia y cuando regresara haría los movimientos.

En la denuncia, Moreno relató que el director había regresado de licencia y que el lunes 11 de este mes, a las 12.40, llevó el libro para que Ocampo reciba las novedades del sector de Comunicaciones y Monitoreo, en el que se desempeñaba.

"En ese momento yo le pasé las novedades y el director firmó el libro. Me preguntó cómo estaba y yo le respondí que mal porque me sentía agotada, que la vista no me daba porque siempre hago servicio de guardia", relató la sargento en la denuncia.

Le dijo además que no había tenido un buen año porque su hija de 9 años siempre tenía problemas de salud y que la tuvo enyesada de los dos brazos por fracturas y que por esa razón tuvo que pedir carpeta médica.

"El director me preguntó con quién vivía y yo le dije que con mi hija. Entonces me dijo si me podía visitar, lo que yo no entendía", señaló Moreno.

Abuso de poder

En la presentación ante el Ministerio Público aseguró que Ocampo le dijo textualmente: "Mirá, el viernes te vi caminar por la vereda de la Unidad, yo iba detrás de ti y no me animé a hablarte. Aquí todo tiene precio. ¿Vos querés un cambio de sector?, yo también quiero un montón de cosas. Qué te parece si la pasamos bien, yo no conozco Metán, organizalo vos, buscá un lugar, lo pasemos lindo. Vos ya sabés, que no haya gente conocida, que no nos vean y allí podemos hablar del cambio".

En ese momento Moreno dijo que le contestó que le estaba faltando el respeto y que ella tenía buena conducta.

"¿Yo he trabajado toda mi vida para que usted me venga a decir esto?, si quisiera llevar otra vida no estaría aquí uniformada", detalló la sargento que le respondió al director del penal de Metán.

Luego, en la denuncia formal, aseguró que Ocampo se miró sus partes íntimas y le dijo: "Mirá cómo se me pone cuando te veo a vos; vos me gustás; ¿cuál es el problema?, yo soy hombre y vos sos mujer", insistió el hombre.

"Vos acá no cargás corona"

La guardiacárcel dijo que comenzó a sentirse mal en ese momento y que le respondió que él era su director y cómo le iba a decir semejante cosa.

Luego sostuvo que Ocampo le respondió: "Vos acá no cargás corona, ¿o crees que sos la única que va a hacer eso?".

La mujer dijo que se quería ir y que el director estaba sentado y con una mano sobre el libro de novedades.

Sostuvo que su superior le dijo: "Yo me voy a ausentar por tres días, tengo que irme a Salta, cuando vuelva vos vas a venir acá y me vas a decir qué vas a hacer, está en vos, si vos cumplís, todo puede pasar. Yo te estoy dando una oportunidad, porque vos sabés que aquí en el servicio nadie es indispensable, hoy estás aquí y mañana podes estar en cualquier lado, en el norte".

Moreno sostuvo en la denuncia que esa respuesta le dio mucha bronca. Que luego su superior soltó el libro, que ella lo agarró y lo llevó al búnker (como denominan en la cárcel al sector de Comunicaciones), se lo entregó a una compañera y se retiró de franco de servicio.

No se puede pedir nada

"Yo solo pedía cambio de sector, pero esto me cansó. En un momento sentí el deseo de dejar todo, de renunciar, de buscar otro trabajo, a pesar de todo el esfuerzo que hice para cumplir bien con mis tareas. Esto me da miedo, ya que en mi lugar de trabajo lo primero que hacen es trasladarte a otros lugares, perjudicando no sólo mi vida sino también la de mi hija, en edad escolar", dijo la guardiacárcel en la presentación.

"Por todo esto solicito que se dispongan medidas de protección adecuadas, entre ellas el cambio de sector, pero no de destino. Con relación al denunciado solicito que se lo intime a respetarme como mujer y subalterna", especificó.

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios