Destacan la importancia de realizarse los estudios correspondientes.

Oscar Cinto, médico ginecólogo, explicó que la provincia tiene incorporada en la salud pública la vacuna y el test de VPH. "Es muy importante concientizar a la población sobre la importancia de realizarse los estudios", sostuvo el profesional.


 

El 26 de marzo se conmemora el Día Mundial de Prevención del Cáncer de Cuello de Útero, producido por el virus del Papiloma Humano, y el Sistema de Salud Pública ofrece un test para detectarlo, que puede realizarse incluso en la intimidad del hogar.

A diferencia de otros tipos de cánceres, el de cuello de útero tiene una causa: el VPH. Detectarlo a tiempo es primordial y existen dos modalidades para ello: la doble toma y la autotoma vaginal. Ese test permite identificar las cepas de riesgo del virus de transmisión sexual.

"El cáncer de cuello de útero se puede prevenir. Tiene una prevención primaria porque contamos con la vacuna para las nenas de 11 años y después contamos con el test de VPH, una metodología de avanzada para el diagnóstico que determina la presencia del virus", indicó el referente del programa provincial de Prevención de Cáncer de Cuello Uterino, ginecólogo Oscar Cinto.

Aclaró que "el test está destinado a mujeres de más de 30 años. El rango etario que más nos interesa es de 30 a 64 años. La única excepción para hacerse el test son las embarazadas y las menores de 30 años". 

Asimismo, explicó que "el PAP determina si hay lesión en el cuerpo, en cambio con el test de VPH sabemos la presencia del virus. En caso de que el test de positivo significa que tienen el virus y que hay que realizarse una serie de estudios complementarios". 

El especialista especificó que "la doble toma la realiza un profesional e incluye un Papanicolau y un test de VPH. La autotoma, en cambio, puede ser realizada por la paciente en su casa, o bien en los lugares que se disponen en los operativos sanitarios”.

El Sistema de Salud Pública realiza los test de VPH desde 2015. En cuatro años se tomaron 42 mil muestras y la mitad de ellas fue con la modalidad de autotoma. “Esto nos ha permitido acceder a una población que por pudor no se realizaba los controles”, resaltó Cinto.

Resultado de imagen para cancer de cuello uterino tucuman

Aclaró que con la vacunación en las nenas y ahora en los varones se intenta evitar la infección por el virus del VPH. "Es una vacuna que no tiene ningún riesgo, que se deben aplicar las nenas y los varones para evitar el contagio con los virus y las cepas de riesgo" 

En este marco, el Dr. Cinto dijo que "las ventajas las vamos a ver después de los 10 o 15 años. Esta enfermedad tiene que ser derrotada porque tenemos todos los medios para hacerlo y es importante concientizar a la población".

"La evolución de un cáncer de útero es larga, o sea que tenemos mucho tiempo para detectarlo y curarlo. En conclusión, cuando se lo toma tiempo puede curarse", cerró.

En la intimidad del hogar
Para la autotoma, agentes sanitarios distribuyen en toda la provincia un kit que incluye un cepillo de punta cónica muy pequeño más un tubo de 10 centímetros con un líquido conservante.

El cepillo se introduce en los genitales, se realiza un giro de 360 grados y luego se lo coloca en el tubo con el líquido que conservará la muestra.

¿Quiénes deben realizar el test de VPH?
Mujeres de 30 a 64 años deben realizar el test. El doctor Cinto resaltó en este sentido que si el estudio indica la presencia del virus, no significa que la paciente desarrolle cáncer de cuello de útero.

En la mayoría de los casos se cura solo. Por eso no es recomendable hacer el test a mujeres menores de 30 años, porque habría un alto porcentaje de positivo. “Entre el 70 y el 80 por ciento de las mujeres han tenido contacto con el virus. El 95 por ciento se cura sin intervención médica”, finalizó.
 

Compartir

Comentarios