La cantidad de infracciones cometidas, la nula respuesta arbitral y el fenómeno climático bajan la calidad del partido.

Con el gol de Ángel Correa a cinco minutos del final, la Selección nacional derrotó al combinado local por 1-0 en un mal partido, marcado por el viento y las infinitas infracciones. El tucumano Pereyra jugó 90 minutos.

Argentina respirará hasta la Copa América gracias al triunfo ante Marruecos por 1-0 con el gol de Ángel Correa a poco del cierre. El segundo amistoso en la última fecha FIFA previa al torneo maquilló una pálida actuación del equipo que no logró mejorar lo demostrado en la derrota a Venezuela, aunque la cantidad de infracciones, el mal manejo del árbitro y un viento indomable no colaboraron para afianzar al equipo.

Será imposible evadir la mención al viento que hubo en el estadio de Tanger, la capital marroquí, para analizar un primer tiempo en el que el mal juego, las pocas jugadas concretadas y las nulas opciones de gol redondearon uno de los peores partidos que se recuerden.

El gol de Correa a los 85 minutos fue un oasis de buenas combinaciones que desató el festejo para los de Scaloni, un festejo que juntó a todos los futbolistas, demostrando la importancia del resultado para cada uno, aunque las críticas al rendimiento no serán evadidas. El tucumano Roberto Pereyra jugó los 90 minutos y afianza su convocatoria para volver a disputar un torneo oficial con la Selección desde la Copa América de Chile en 2015.

Compartir

Comentarios