Pedirán la exhumación del cuerpo de la modelo para hacerle pericias complementarias.

Las pericias determinaron que la modelo había consumido la sustancia y alcohol antes de morir, además de padecer una patología cardíaca crónica. Descartaron existencia de veneno.

Los resultados de las pruebas toxicológicas hechas al cuerpo de Natacha Jaitt demostraron que la modelo consumió alcohol y cocaína antes de morir, y que padecía una patología cardíaca crónica.

Los peritos encontraron "restos moleculares compatibles con cocaína" en las muestras de contenido gástrico, "restos moleculares compatibles con benzoilecgonina y cocaína" en su orina y "alcoholemia de 0,7 g/l y restos moleculares compatibles con benzoilecgonina y cocaína" en sangre.

Además se tomaron muestras de las narinas y fosas nasales de Jaitt que dieron positivo para cocaína, pero los peritos no encontraron rastros de veneno en su cuerpo, de acuerdo a fuentes del Ministerio Público Fiscal.

Jaitt, de 41 años, fue encontrada muerta el 23 de febrero pasado en un salón de eventos de Benavídez, provincia de Buenos Aires. La modelo había asegurado que estaba en vías de recuperación de su adicción a las drogas, pero el informe de la Policía Científica mostró otro escenario.

El abogado de la familia Jaitt, Alejandro Cipolla, anticipó que pedirán la exhumación del cuerpo de la modelo para hacerle pericias complementarias a partir de muestras de su cabello.

Fuente: Minuto Uno.

Compartir

Comentarios