La mujer es madre de tres niños.

La joven de 27 años tiene tres hijos. Llevaba tiempo separada pero vivía junto a su ex pareja en la misma vivienda. Investigación.

Conmoción en la localidad de La Florida, departamento Monteros. Una mujer de 27 años fue asesinada por su pareja luego de que mantuvieran una pelea. Ocurrió durante la madrugada del jueves.

La víctima fue identificada como Rita Verónica Alicastro. Tenía de 27 años. Del informe preliminar de la Autopsia surgió que serían numerosas las puñaladas que habría recibido y que falleció como consecuencia de un shock hipovolémico por las múltiples heridas de arma blanca. 

La joven mujer habría intentado defenderse, ya que tenía cortes en las manos. Su cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial para ser examinado por el personal del Cuerpo Médico Forense del Ministerio Público Fiscal (MPF).  

Por el femicidio fue aprehendido Ángel Ernesto Campos, de 35 años, ex pareja de Alicastro, aunque residían en la misma propiedad. Este sujeto permanece internado en el hospital Regional de Concepción, ya que presenta heridas cortantes. Será examinado para determinar si está en condiciones de declarar. Se cree que las tres hijas del matrimonio, de cuatro, seis y ocho años, habrían estado presentes al momento de registrarse el mortal ataque. 

El personal judicial de la Fiscalía III de Monteros trabajó en el lugar del hecho durante toda la madrugada, ya que se trata de una zona de difícil acceso. “Tuvimos que utilizar un tractor para poder llegar hasta el domicilio donde se había registrado el mortal suceso. Es una zona descampada y poco poblada”, advirtió una funcionaria de la fiscalía.

La fiscalía a cargo tomó conocimiento del hecho a partir de un llamado que recibieron de  la Comisaría de Villa Quinteros, informando que el delegado comunal de la zona, Martin Robles, había recepcionado una comunicación telefónica de una vecina de La Florida, quien le transmitió que una mujer había sido atacada por su ex pareja.

Cuando llegaron los efectivos de la fuerza, se dieron con la mujer tendida en el suelo, sin vida; y a su lado, boca abajo, su agresor. En principio, la situación fue incierta. Los uniformados desconocían si este sujeto estaba armado. Finalmente, lograron reducirlo y trasladado en una ambulancia hasta el hospital, en calidad de aprehendido. 

Compartir

Comentarios