Boca protestó la final de la Copa Libertadores

Gustavo Abreu, quien integra el órgano de arbitraje desde 2010 pero no tendrá voto en este caso, se refirió al caso del gas pimienta como un antecedente que favorece al Xeneize.

La final de la Copa Libertadores de 2018 todavía se juega en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, el famoso TAS. Es que el reclamo de Boca sigue en curso y, según Gustavo Abreu, integrante del cuerpo desde 2010, el Xeneize tiene "una ventaja por el antecedente del gas pimienta".

Abreu, quien no tendrá voto en el caso Boca-River, aseguró en radio La Red que el reclamo encabezado por Daniel Angelici plantea que le den el partido por ganado a Boca y, además, un resarcimiento económico por las pérdidas ocasionadas, entre las que se incluyen sponsors y la imposibilidad de disputar el Mundial de Clubes.

"Ambas partes tienen posibilidad de ganar el reclamo, pero Boca tiene una ventaja que es el antecedente del gas pimienta, que es malísimo", contó en relación al recordado ataque de un hincha (conocido como el Panadero) a la manga de los jugadores de Millonario en 2011.

"En aquel momento tendrían que haberlo jugado a puertas cerradas, pero le dieron el partido a River por 3-0, entonces ahora Boca dice 'cuando fui el organizador me lo aplicaron, pero ahora a ellos no se lo quieren aplicar'", agregó Abreu, quien además es miembro del Tribunal de Disciplina de la Superliga.

Por último, Abreu explicó que "cuando se habla del estadio no es solo adentro del estadio, sino también en sus inmediaciones", dando a entender que a River podría caberle una sanción más allá de que el ataque al micro haya sido afuera del Monumental.

Compartir

Comentarios