El sociólogo Eduardo Donza dijo que los datos de la UCA y del INDEC marcan "la gravedad de la situación". Consideró clave generar empleo para modificar el índice.


Eduardo Donza, Economista e Investigador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, hizo un análisis de los números que arrojó el Indec sobre la pobreza en compración con los datos que había arrojado días anteriores la Universidad Católoca Argentina. 

"Los datos del Indec convergen con los datos que nosotros presentamos que son formas diferentes de medir la pobreza, pero que marcan la misma situación. Nosotros presentamos una pobreza multidimensional que difiere de la medición por ingreso que hace el Indec", explicó el especialista. 

Para Donza, medir la pobraza no es solamente una cuestión de ingresos porque la pobreza por ingreso va acompañada de servicios esenciales a los que no se puede acceder, a una vivienda que no es adecuada, al atraso escolar, al sistema de seguridad que no está presente y al sistema de salud que no es eficiente". 

En este sentido, señaló que "además de la parte de los inrgesos se miden diferentes derechos que tenemos los ciudadanos y si están vulnerados o no". 

"A nosotros la medición nos daba que más del 31% de los argentinos es pobre y además que tiene vulnerado al menos uno de esos derechos", precisó. 

En este marco, afirmó que "la coyuntura económica lo empeora en forma signiticativa porque se nota mucho el impacto del aumento de los precios".

Asimismo, dijo que "a pesar del esfuerzo de toda la sociedad en pagar los impuestos, las mejoras no son suficientes porque lo primero que tiene que mejorar es el mercado de trabajo para salir de la pobreza", afirmó. 

Para finalizar, consideró que estos números pueden incrementarse en el primer semestre del año si siguen los aumentos de precios y no no hay un reajuste de los salarios ni de los inrgesos no laborales como la AUH.

Compartir

Comentarios