David Ibbotson el piloto del avión que transportaba a Sala hacia Cardiff.

David Ibbotson era daltónico, lo que le impedía volar de noche, y su licencia de piloto no tenía la "autorización para vuelo nocturno".

El piloto del avión en el que viajaba el delantero argentino Emiliano Sala y que se estrelló en el canal de la Mancha el 21 de enero no estaba autorizado para volar de noche, informó el sábado la BBC.

De acuerdo con lo consignado por la cadena británica, David Ibbotson, quien, al igual que Sala, falleció como consecuencia del accidente, era daltónico, lo que le impedía volar de noche, y su licencia de piloto no tenía la "autorización para vuelo nocturno".

La Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA) no confirmó esta información y señaló que "la investigación de la Oficina de Investigación de Accidentes Aéreos Británicos (AAIB) sigue su curso", según señaló la agencia francesa AFP.

 

Por su parte, la AAIB comunicó que sus investigaciones "se siguen centrando en las licencias". El mes pasado, ese organismo había establecido que el avión que transportaba al futbolista no estaba autorizado para efectuar vuelos comerciales.

Los investigadores habían precisado que David Ibbotson ya había transportado a otros pasajeros con la finalidad de "compartir gastos", una práctica autorizada por la reglamentación británica.

Tras haber sido contratado por Cardiff City, Sala había regresado a Francia el 19 de enero para despedirse de sus antiguos compañeros de Nantes y recoger sus cosas. Luego emprendió el viaje hacia la capital galesa a bordo del pequeño avión que conducía Ibbotson.

Tras más de dos semanas de búsqueda en la zona del Canal de la Mancha, el cuerpo del delantero recién pudo ser hallado junto a los restos del aparato, a 67 metros de profundidad, el 7 de febrero. El del piloto no fue encontrado.

Mientras tanto, Nantes y Cardiff City continúan su litigio por el pago del pase del jugador. El club galés se niega a transferir los 17 millones de euros pactados y alega que el documento que había firmado para hacerse con los servicios del argentino no era “legalmente vinculante”.

El argumento de Cardiff es que el contrato de Sala había sido rechazado por la Premier League, por lo que era nulo, y que no había sido posible firmar uno válido antes de su muerte. La resolución del caso está en manos de la FIFA.

Compartir

Comentarios