Lali, en cambio, confesó que no piensa en agrandar la familia.

La artista realizó una catarsis en la que detalló los motivos que la llevaron a dar un siguiente paso en la relación con el ingeniero en sonido.

En la antesala del show que dará en festival de música Lollapalooza, Lali Espósito (27) le dio una entrevista radial a Agarrate Catalina en la que habló de todo. Pero, principalmente, de amor. 

En pareja con Santiago Mocorrea (33), ingeniero en sonido con quien está de novia hace más de dos años, la actriz y cantante confesó su profundo enamoramiento, reveló que conviven en su casa de Buenos Aires y reflexionó sobre la maternidad, la cual no planea y llegará cuando la vida lo disponga. 

"Estoy hace dos años y pico con Santi que es mi amor absoluto. Cuando uno está enamora le pone el famoso 'para siempre'. No sé si creo profundamente en el 'para siempre' porque te ponés una mochila rara y en la vida todo puedo pasar. Pero me siento profundamente enamorada. Y, por ende, el otro de mí, obviamente. Entonces, confío en que la vida puede terminar siendo juntos. Pero más como una consecuencia de un amor constante, no de un objetivo, cual meta", dijo Lali, en un gran momento sentimental. 

"¿Pensaste en formar una familia?", le preguntó Catalina Dlugi. Y la talentosa artísta rápidamente anudó su consulta a la posibilidad de tener un hijo a corto plazo, y fue concluyente: "Nooo. No es algo que pienso, no porque no quiera. Pero esto del planear me parece una truchada. Uno puede tener deseos, pero no es lo mismo tener un deseo que planear algo. Yo no digo 'a mitad de año me quiero quedar embarazada o casar'. No soy de planear la vida de ese modo. Cuando hay amor las cosas surgen, los hijos llegan, si pinta 'casémonos'. Igual, no soy fan del casamiento y él tampoco. No sé si sucederá... El formar una familia vendrá con el tiempo, las ganas y la vida". 

Respecto a la vida bajo el mismo techo, pese a su itinerante vida y los compromisos laborales de Mocorrea en el campo, reveló: "Recontra convivimos. Yo viajo un montón y él trabaja intensamente, pero los momentos en casa son los momentos de la vida, de recargar energías. Está bueno tener esos amores que te recargan de pilas". 

Fuente: Ciudad Magazine.

Compartir

Comentarios