El sacerdote Tito Rivera contaba con una suspensión de 14 años por diversas denuncias.

El arresto fue decretado por la Justicia del país trasandino para investigarlo por la denuncia realizada por un hombre sobre un hecho ocurrido en 2015.

El Poder Judicial de Chile decretó un arresto domiciliario contra el sacerdote Tito Rivera, quien es investigado por presuntamente haber abusado sexualmente de un hombre en 2015 al interior de la Catedral de Santiago, el mayor templo católico de este país.

El Juzgado de Garantía de Santiago informó que Rivera estará sometido a arresto domiciliario nocturno (de las 22:00 a las 06:00 horas) y tendrá una prohibición de abandonar el país durante los próximos cinco meses mientras duran las investigaciones del caso.

El ciudadano Daniel Rojas, de 43 años, denunció esta semana que en 2015 acudió a la Catedral y se reunió con Rivera para solicitarle ayuda monetaria destinada a su hija que padecía una severa infección urinaria.

Según el relato de la víctima, el sacerdote le ofreció un vaso de agua que presuntamente contenía una droga y luego abusó sexualmente de él en uno de los dormitorios del recinto religioso.

Rivera tiene una suspensión de su ministerio sacerdotal por 14 años debido a que sobre él pesan varias denuncias en la justicia canónica de haber cometido presunto abuso sexual contra menores de edad.

Hasta el momento, 219 religiosos son investigados por la Fiscalía Nacional de Chile. En total son 158 casos de abusos sexuales contra 241 personas, 123 de las cuales eran infantes al momento de los hechos.

El Papa Francisco dio a conocer este viernes que todo el personal del Vaticano y los diplomáticos de la Santa Sede en el extranjero podrían recibir sanciones de cárcel y multas si se les comprueba que encubren abusos sexuales contra menores de edad.

Fuente: Telesur.

Compartir

Comentarios