La Catedral de St. Basil en Moscú con las luces apagadas

Monumentos emblemáticos estuvieron a oscuras en todo el mundo, es una iniciativa que cumplió su 13ª edición este año.

La Torre Eiffel parisina, la Acrópolis ateniense, el Kremlin en Moscú, el Palacio de Westminster en Londres y el Obelisco de Buenos Aires se unieron este sábado a la Hora del Planeta, que consiste en apagar las luces para crear conciencia sobre el cambio climático, una iniciativa que cumplió su 13ª edición este año, y que empezó en la Ópera de Sídney.

La Hora del Planeta es organizada por la ONG WWF, y supone apagar las luces entre las 20.30 y las 21.30 locales, en cada país, para reflejar el impacto que tiene el gasto energético sobre el cambio climático y su papel clave en la naturaleza.

"Somos la primera generación en saber que estamos destruyendo el mundo. Y podemos ser los últimos que hagan algo sobre el tema. Tenemos las soluciones, solo necesitamos que nuestras voces sean escuchadas", indicó la convocatoria.

El presidente de WWF-Australia, Dermot O'Gorman, dijo a la AFP que "la Hora del Planeta sigue siendo el movimiento de base más grande del mundo para que las personas tomen medidas contra el cambio climático".

"Se trata de que los individuos tomen acciones personales pero se unan así a cientos de millones de personas en todo el mundo para demostrar que no sólo necesitamos una acción urgente en relación con el cambio climático, sino que también debemos proteger nuestro planeta", agregó.

El Puerto Victoria de Hong Kong y el centro de negocios de Singapur se sumaron a la iniciativa poco después de Sidney.

Otros monumentos emblemáticos que cada año participan son la Torre de Shanghái, la torre Burj Khalifa de Dubái, las pirámides de Egipto, la basílica de San Pedro de Roma, el Corcovado de Rio y la sede de la ONU en Nueva York.

En Argentina, además del Obelisco apagaron sus luces la Floralis Genérica, el Monumento a los Españoles, el Puente de la Mujer, el Cabildo, la Facultad de Ingeniería, y la Torres de los Ingleses, entre otros.

El año pasado, casi 7.000 ciudades en 187 países apagaron sus edificios emblemáticos, según WWF.

Este año la convocatoria tiene lugar después de la divulgación de informes mundiales con las advertencias más urgentes sobre el estado del hábitat natural y las especies de la Tierra.

Según el último informe "Planeta vivo", publicado por WWF en 2018, entre 1970 y 2014, los ejemplares de vertebrados --peces, pájaros, mamíferos, anfibios y reptiles--, cayeron un 60% a nivel mundial. Un declive que alcanzó 89% en los trópicos, en América del Sur y Central.

Si bien esta acción en varias ciudades del mundo es un gesto simbólico, la Hora del Planeta ha liderado campañas exitosas en la última década para prohibir, por ejemplo, los plásticos en las islas Galápagos y plantar 17 millones de árboles en Kazajistán.

Fuente: Ámbito

Compartir

Comentarios