Ahora, es un nuevo programa con el Chino (Leunis). Esto de las duplas nuevas en el trabajo es como un matrimonio, porque tenés que conocerte, entenderte y complementarte, admitió entusiasmada. Fuente: HOLA -

Después de unas vacaciones "salvajes" en la Patagonia junto a su amor, el barón Jakob von Plessen, Zaira Nara abre su corazón y dice: "Nos comprometimos a formar una familia y eso es maravilloso. Tal vez nos casemos en unos años, con los hijos crecidos, durante algún viaje"

Cuando habla del "campo del Sur", Zaira Nara (30) prefiere no dar coordenadas. Es un lugar sagrado para los Von Plessen, la aristocrática familia austríaca de Jakob, su compañero de vida desde 2015 y padre de su hija Malaika (2 años y 11 meses).

Pero, en contraste con la vorágine que vive estos días -estrenó temporada a cargo de la conducción de Morfi, por Telefe, y lanzó su línea de cosméticos, Zaira Beauty-, no puede dejar de recordar sus vacaciones en contacto con la naturaleza, que duraron todo febrero. Igual que su hija, que también revive sus aventuras en la montaña.

"En el Sur tengo un caballo que se llama Chupetín y voy con papá porque a mamá no le gusta galopar", cuenta "Mali", como la apodan; y su mamá no puede creer cómo convierte cada experiencia en inolvidable.

"En Patagonia todo es místico -dice Zaira-. Nuestra casa, lejos de ser grande, es sólo para dormir y tomar unos mates. Para el resto, tenés que salir. Tenemos un quincho también, pero donde vivimos nosotros es una casilla.

Está remodelada y refaccionada, pero es chiquita. Allá dormíamos mucho en carpa, porque hacemos cabalgatas de ocho o diez horas y paramos en un camping en el medio de la montaña. En todos mis años con Jako, nunca me había podido ir un mes entero al Sur: un año estaba embarazada, después, con Mali muy chiquita... Creo que el viaje nos vino bien a todos".

"Malaika ama el mundo de su padre, que es salvaje y natural, y también el mío, de la moda y la televisión. Y logra unirlos, aunque sean totalmente distintos", contó Zaira Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Cuando habla del "campo del Sur", Zaira Nara (30) prefiere no dar coordenadas. Es un lugar sagrado para los Von Plessen, la aristocrática familia austríaca de Jakob, su compañero de vida desde 2015 y padre de su hija Malaika (2 años y 11 meses).

Pero, en contraste con la vorágine que vive estos días -estrenó temporada a cargo de la conducción de Morfi, por Telefe, y lanzó su línea de cosméticos, Zaira Beauty-, no puede dejar de recordar sus vacaciones en contacto con la naturaleza, que duraron todo febrero. Igual que su hija, que también revive sus aventuras en la montaña.

"En el Sur tengo un caballo que se llama Chupetín y voy con papá porque a mamá no le gusta galopar", cuenta "Mali", como la apodan; y su mamá no puede creer cómo convierte cada experiencia en inolvidable.

"En Patagonia todo es místico -dice Zaira-. Nuestra casa, lejos de ser grande, es sólo para dormir y tomar unos mates. Para el resto, tenés que salir. Tenemos un quincho también, pero donde vivimos nosotros es una casilla.

Está remodelada y refaccionada, pero es chiquita. Allá dormíamos mucho en carpa, porque hacemos cabalgatas de ocho o diez horas y paramos en un camping en el medio de la montaña. En todos mis años con Jako, nunca me había podido ir un mes entero al Sur: un año estaba embarazada, después, con Mali muy chiquita... Creo que el viaje nos vino bien a todos".

Fuente: OLA

Compartir

Comentarios