El comportamiento del virus B varía año a año, es más difícil de predecir que las cepas A

La vacuna ya está disponible en el país a partir. Ofrece una protección más amplia que la trivalente, ya que incluye los dos subtipos A y los dos linajes B del virus de la gripe. La preocupación es lograr una más estable y que brinde inmunidad por más tiempo.

Cada año, el inicio del otoño marca la línea de largada de una nueva carrera contra las enfermedades que traen consigo las estaciones más frías. Y la gripe es una de las que más preocupa, por su incidencia en los grupos más vulnerables de la sociedad (los niños, los adultos mayores y las personas con problemas preexistentes de salud) y por su cualidad de "mutar" cada temporada y la imposibilidad de controlarla con una vacuna que eso genera.

En el mundo hay anualmente entre tres y cinco millones de casos graves de gripe y entre 250 y 500 mil de ellos terminan en muerte. La incidencia del virus de la influenza varía según la edad: es más frecuente en los niños (20/30%) y mucho menos en los adultos jóvenes (5/10%).

"La mayor tasa de internaciones y hospitalizaciones por influenza se observa en los extremos de la vida (mayores de 65 años y menores de cuatro) y también se registran tasas altas -tanto en adultos como en pacientes pediátricos- en personas con algunas enfermedades preexistentes o comorbilidades, como embarazo, enfermedad renal, pacientes inmunocomprometidos, etc. que presentan peor pronóstico en caso de contraer la enfermedad". El médico infectólogo Pablo Bonvehí es miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y en un encuentro con periodistas sobre El desafío de comunicar en vacunas del que Infobae fue parte puntualizó: "El virus tiene cambios en su composición a medida que se va multiplicando y esto hace que el virus mute con el tiempo, por eso en general todos los años no se tienen los mismos tipos de influenza".

 La mayor tasa de internaciones y hospitalizaciones por influenza se observa en los extremos de la vida, en mayores de 65 años y menores de cuatro

Y tras explicar que "del virus A hay dos subtipos (H1N1 y H3N2) y dentro de estos ocurren esas mutaciones", ahondó: "En el virus B no se llaman subtipos, sino que hablamos de linajes y desde el año 1985 sabemos que hay dos linajes circulantes, Yamagata y Victoria, que a su vez sufren algunas mutaciones aunque menos que los virus A".

Durante la temporada 2018, "el virus de influenza H1, que es el original, que fue pandémico en 2009 fue similar al que estaba contenido en la cepa de la vacuna, el virus del linaje B Yamagata se comportó como la cepa B que incluía la vacuna, mientras que también hubo circulación del linaje B Victoria, o sea que hubo circulación de los dos linajes B", precisó Bonvehí, quien además agregó que "el virus A H3N2 no estuvo perfectamente relacionado con el de la vacuna".

Compartir

Comentarios