La rinitis, el asma y las alergias alimentarias, las principales patologías de la época.

El regreso de los chicos a los establecimientos escolares, las bajas temperaturas y las enfermedades virales, los motivos principales: ¿cómo evitarlas y combatirlas?

La primavera suele ser la época en la que todos pensamos que aparecen más síntomas de alergias –coincidiendo con la polinización–, pero la estación del otoño representa también para millones de personas una agudización de la sintomatología alérgica.

Hay varios motivos que explican el aumento de las reacciones alérgicas en esta época del año.

- En el caso de los chicos, el regreso al colegio, la alimentación en comedores escolares, las primeras fiestas de cumpleaños infantiles, o hasta compartir la comida con los compañeros, son potenciales situaciones de exposición a alérgenos.

- La baja de temperaturas, la menor ventilación y el comienzo del uso de calefacción. Esto crea la situación perfecta para la proliferación de los ácaros del polvo.

- El repunte de enfermedades virales.

- El moho. Esta sustancia es problemática para los alérgicos durante todo el año, pero de igual manera que con los ácaros, el aumento de la humedad ambiental puede facilitar su aparición en mayor medida.

¿cuáles son las tres alergias típicas en otoño?

- Rinitis alérgica. Es una clásica reacción de las membranas de la mucosa de la nariz después de una exposición a los mencionados alérgenos (polvo o polen).

- Asma alérgica. Es secundaria a alérgenos como ácaros, pólenes, epitelios de animales, hongos, o alimentos. Es la clase de asma más frecuente.

- Alergias alimentarias. En el caso de los más chicos, la alimentación fuera de casa y el incremento de probabilidad de exposición ante alérgenos alimentarios, hace que el otoño sea una época típica en la que se den estas alergias.

También aparecen otras como:

- Alergias a mascotas. De igual manera que en el caso de los ácaros y los hongos, el descenso de las temperaturas hace que permanezcamos más tiempo en casa, y que, por esto, sea más probable que aparezcan alergias a los epitelios de estos animales.

- Dermatitis atópica. El otoño en sí mismo no tiene por qué empeorar sus síntomas, pero el regreso a las ciudades después del verano, el uso de lana o el frío, entre otros factores, suele provocar que la dermatitis atópica vuelva a manifestarse de forma más aguda.

¿Cómo se puede prevenir?

Hay una serie de recomendaciones que pueden ser muy útiles para la prevención de dichas alergias:

- Mantener la vivienda ventilada y no hacer un uso excesivo de la calefacción.

- Cambiar los filtros de la calefacción y del aire acondicionado, con el objetivo de evitar bombear aire con polen o ácaros.

- Evitar los peluches en las camas de los niños, y lavar con frecuencia las sábanas, así como limpiar el polvo con regularidad de los dormitorios.

- Consultá a tu médico y preguntale si tal vez sea necesario realizar pruebas si sospechás que estás teniendo reacciones alérgicas.

Fuente: Con Bienestar.

Compartir

Comentarios