Finalmente se dará inicio al juicio, luego de 6 años.

Sospechados de dirigir una red de narcomenudeo en el sur de la ciudad, serán enjuiciados a partir del 30 de mayo, según confirmó el Tribunal Oral Federal.

En octubre de 2013, la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal realizó un procedimiento en San Luis al 1.600. Encontraron casi nueve kilos de pasta base, precursores químicos y otros elementos para cocinar, estirar y envasar la sustancia.

Lo secuestrado sirvió para sustentar la hipótesis de que este grupo se habría dedicado al estiramiento, fraccionamiento, distribución y comercialización de marihuana y cocaína.

Fue señalado como responsable de grupo Daniel “Garra” Jalil (de allí el nombre del clan). Sus hijos Raúl Emilio y Diego Jalil, fueron acusados de comercializar la sustancia, al igual que Raúl Héctor Delgado. Luis Armando Gallo, en cambio, será enjuiciado por haber realizado el proceso de estiramiento de la sustancia.

Ezequiel Abraham Jalil, también integrante del clan, fue condenado a una pena seis años de prisión por comercialización de drogas. En la audiencia, el acusado dijo: “Nunca vendí, ni venderé droga. Creo que soy una víctima de mi papá, porque hace muchísimos años que lo vienen investigando, le hicieron muchísimos allanamientos y estuvo preso en Ezeiza seis meses”, relató.

Esta era una de las organizaciones dedicadas al narcomenudeo que esperaba desde hace años ser enjuiciada y que salió a la luz luego de que se confirmara que Rogelio “El Gordo” Villaba había recuperado la libertad por haber estado más de dos años detenidos sin ser enjuiciados.

Los integrantes de La Banda del Gordo Vaca serán enjuiciados a partir del 15 de abril. De esta manera, no se cumplirá la orden que emitió una Sala de Casación Penal que había dispuesto que quedaran en libertad el 9 de mayo si no eran enjuiciados.

Hay otros acusados que podrían ser liberados si sus casos no llegan a juicio. En junio también se cumplirán los dos años de la detención de Nilda “La Cabezona” Gómez y Miriam “La Negra” Soria, acusadas de dirigir una organización que se dedicaba al tráfico de drogas para abastecer a diferentes quioscos de la provincia.

Otro es Antonio “Tony” Lobo que fue detenido por la Digedrop en noviembre de 2017. Lo acusan de manejar una organización dedicada al tráfico de marihuana y cocaína, con la participación de seis personas. Por un problema de salud, fue beneficiado con arresto domiciliario.


Una policía, acusada de haber filtrado información, también enfrentará al tribunal.

También se sentará en el banquillo María Alicia Herrera, la policía que fue detenida por mantener presuntos vínculos con esta organización. La mujer, que se desempeñaba en la Dirección General de Drogas Peligrosas, fue acusada de haber tenido una participación secundaria en la comercialización, pero también la adjudican haber beneficiado a la organización filtrando información y alertando cada vez que se ordenaba un allanamiento.

 


Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios